El Club Deportivo Boecillo se concentra este sábado para reclamar un campo de hierba artificial

Han convocado esta concentración a partir de las 17.00 horas de este sábado en sus propias instalaciones para pedir "un campo digno".

Los integrantes del Club Deportivo Boecillo (Valladolid) han convocado una concentración para este sábado, 14 de marzo, con el fin de reclamar la construcción de un campo de hierba artificial que evite las lesiones y los problemas que sufren los 180 jugadores que juegan en sus filas, desde los más pequeños de la escuela hasta juveniles y aficionados.

  

En concreto, han convocado esta concentración a partir de las 17.00 horas de este sábado en sus propias instalaciones para pedir "un campo digno".

  

Actualmente el club deportivo, que tiene inscrito a casi la mitad de los niños empadronados en Boecillo, cuenta con un campo de hierba natural y otro anexo de tierra al que los propios jugadores denominan "patatal" en los que entrenan los once equipos.

  

El problema del campo de hierba natural es que requiere un importante mantenimiento, que depende en gran medida de las inclemencias del tiempo, pero además son once equipos que entrenan casi todos los días, por lo que es difícil que esté en buenas condiciones y, al igual que el anexo, supone el riesgo de lesiones entre los jugadores, como ya ocurre. En concreto, los chavales se quejan de dolores en los tobillos y ya se han producido varios esguinces, también entre los mayores.

 

INSTALACIONES "MUY ANTIGUAS"

  

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el directivo del Club José Javier García Cortés, quien ha recordado que las instalaciones y este campo son del año 1996 y son "muy antiguas", lo que provoca que el club no pueda "crecer", a pesar del gran número de niños que entrenan y juegan en él.

  

Por ello, se han dirigido a instituciones como el Ayuntamiento de Boecillo o la Diputación Provincial, pero la respuesta que han obtenido es que no hay fondos para abordar la construcción de este campo, que puede costar entre 200.000 y 300.000 euros, según ha explicado García Cortés, quien ha recordado que también se llegaron a recoger mil firmas para apoyar esta petición.

  

García Cortés, que también es padre de jugador y entrenador, ha incidido en que después de meses con esta reclamación lo que más les ha "fastidiado" es que, por ejemplo, la Diputación aporte 140.000 euros para el Real Valladolid, algo que no les importa, mientras que se diga que no hay dinero para hacer un campo en el pueblo.

  

Ante esta situación, con esta concentración tratan de llamar la atención de las instituciones y de la Federación de Fútbol para ver si "entre todos" consiguen sacar adelante un nuevo campo que, entre otras cosas, permita evitar las lesiones, preocupación de muchos de los padres de los jugadores.

  

Javier García entiende que es una inversión "muy grande" pero ha incidido en que la mayoría de los jugadores son niños y el 45 por ciento de los menores de la localidad están inscritos, algo que reclama que se tenga en cuenta.