El Club de los Viernes celebra su Asamblea Nacional en Valladolid

El Club de los Viernes se viene caracterizando por su activismo en pos de la difusión de los valores liberales en todos los ámbitos.

"La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida." Con esta cita del ingenioso hidalgo, dio comienzo la Asamblea Nacional que El Club de los Viernes celebró en Valladolid este sábado.

 

Esta asociación, que surgió en Asturias el día de año nuevo de 2015, se presentó durante la mañana en la capital castellana, apadrinada por Diego Sánchez de la Cruz, director de Think Tank Civismo y por John Müller, adjunto al director del periódico El Español.

 

Por la tarde, casi un centenar de socios provenientes de toda España se reunieron en un céntrico hotel vallisoletano (Hotel Amadeus) dónde eligieron nueva Junta Directiva, valoraron  positivamente los pasos dados desde su fundación y planificaron las actuaciones que llevarán a cabo durante este año.

 

El Club de los Viernes se viene caracterizando por su activismo en pos de la difusión de los valores liberales en todos los ámbitos, convirtiéndose en lo que han denominado un "Act-Tank liberal". Con este término se busca recalcar la firme intención del CdV de ir un paso más allá de la mera propuesta de ideas. Por ello, a la estética de sus carteles con referencias al día del Desembarco de Normandía -para anunciar la llegada de la asociación a las ciudades españolas- hay que añadir la constante presencia de sus miembros en medios de difusión para difundir sus propuestas o la publicación del libro "Desde la trinchera" con los mejores artículos del CdV del año 2015

 

Pero es en las redes sociales donde más han logrado destacar durante los últimos meses, convirtiendo en Trending Topic nacional frases como "El socialismo es pobreza"  o en Trending Topic mundial "Yo soy liberal". Y es que desde el primer momento han sido numerosos los apoyos que el Cdv ha recibido de aquellos que en Venezuela, en Argentina, en Chile o en México, defienden los valores liberales frente a la omnipresencia del Estado.

 

El Club de los Viernes cuenta en la actualidad con 1.500 colaboradores que abarcan la totalidad de las 51 provincias españolas y existen delegaciones activas en 14 de las 17 comunidades autónomas. Además, conocidas personalidades como Asis Timermans (que también estuvo en Valladolid para la ocasión) Daniel Lacalle, Manuel Llamas, Eduardo Inda, o Herman Tersch, entre otros, forman parte como socios honoríficos de esta asociación y contribuyen a la difusión de sus mensajes y actividades.

 

Fruto  de la preocupación de sus miembros por el absoluto dominio de las ideas socialdemócratas en el ámbito intelectual y en los medios de comunicación durante las últimas cuatro décadas e igualmente preocupados por el surgimiento de nuevas formas de comunismo que, bajo apariencias inofensivas y disimuladas, suponen un serio riesgo para el progreso y la libertad en nuestra nación, surge El Club de los Viernes que espera constituirse en un referente en la defensa de las libertades civiles, el derecho de propiedad y el estado limitado.

 

El CdV aspira a ser un valladar frente a la ola colectivista y liberticida que amenaza el sistema de libertades y se articula como una plataforma apartidista de difusión del pensamiento y la democracia liberal. Espera poder ser un referente, junto con otras instituciones, "en la defensa de la libertad de las personas frente al estatalismo y el neocomunismo de inspiración bolivariana que amenaza la convivencia, la pluralidad, el progreso y los derechos civiles".


El CdV piensa que los políticos y el Estado acumulan demasiado poder -poder que ha sido obtenido a costa de las libertades y de los bolsillos de las personas- y que ha llegado el momento de plantar cara a la corrección política y al consenso socialdemócrata que ahogan la iniciativa y la ética de la responsabilidad individual. El Club de los Viernes no dudará "en confrontar y oponer la idea de libertad frente al monopolio ideológico del Estado y no rehuirá el combate dialéctico en todos los ámbitos y a cada ocasión que surja".