El Club Baloncesto Valladolid regresa a la cantera y busca sponsor ante la marcha de Blancos de Rueda

El presidente de la Fundación, Juan Vela, y los patronos, Luis Antonio Gómez Iglesias e Ignacio Zarandona, hablan de la deuda del club, la salida del sponsor y la apuesta por construir una "ciudad del baloncesto" en los terrenos anexos al polideportivo Pisuerga.

La situación actual del Blancos de Rueda Valladolid es muy complicada y eso ya estaba claro antes de la intervención de los responsables del Patronato de la Fundación Baloncesto Valladolid. Y no va a mejorar a corto plazo.

 

En primer lugar, el presidente de la Fundación, Juan Vela, en un gesto diplomático, ha querido agradecer el trabajo de ex-presidente, José Luis de Paz, por su labor realizada durante su tiempo en el equipo morado. Después, ha dejado claro que el futuro cercano, medio plazo, del C.B. Valladolid  se centra en dos objetivos: el primero pasa por la cantera. Históricamente ha sido un club de cantera y quieren recuperar ese espíritu. Según el presidente, “os lo hemos comunicado en el pabellón porque ésta es nuestra casa. Hay una apuesta firme por la cantera. El segundo objetivo es recuperar el equipo EBA (Liga Española de Baloncesto Amateur) para proveer de jugadores al equipo ACB.

 

En lo referente a la parcela anexa al Pisuerga, que en principio iba a convertirse en un complejo de karts, pero que la actual situación económica lo ha hecho imposible, el presidente ha anunciado que se está “trabajando en un proyecto más atractivo, con una menor inversión”. Se trata de construir el mayor número de canchas de baloncesto cubiertas. No sería un pabellón. Estas pistas se pondrían a disposición de colegios e institutos que tuvieran problemas de instalaciones. “Desde la Fundación les vamos a intentar proveer de esas canchas. Es un proyecto bonito”, ha declarado Juan Vela.

 

El primero de los patronos que ha intervenido, Luis Antonio Gómez Iglesias, ha comenzado su intervención asegurando que “las circunstancias no son fáciles. Solo hay que mirar a nuestras empresas, nuestras familias. El objetivo es mantener al club en la ACB a través de la cantera y, para ello, es necesario un patrocinador”. Según Gómez Iglesias, el Blancos de Rueda tiene una hipoteca de 500.000 euros anuales hasta 2019. “Lo primero que hay que hacer, mirando el presente, es pagar las nóminas a los trabajadores del club: a la parte administrativa, la parte técnica, la parte deportiva, además de las personas que colaboran día a día”, ha declarado el patrono.

 

El Blancos de Rueda Valladolid, que contaba a principio de temporada con el presupuesto más bajo de todos los equipos de la ACB, ha ido recortando gastos desde la temporada 2008/2009, haciendo el ajuste más grande en la presente temporada. Estos recortes no han sido suficientes porque no hay ingresos adecuados. “Tenemos los precios de abono más bajos de toda la ACB. Tomamos una decisión muy valiente a principio de temporada: queríamos que todo el mundo pudiera venir al baloncesto y que el tema económico no fuera un problema para poder ver el baloncesto. Una economía de escala”, ha declarado Gómez Iglesias. Pero el resultado no ha sido el esperado y ha añadido que “de las últimas cuatro temporadas, la actual tiene los ingresos por abonos más bajos”.

 

En cuanto a la deuda del club, se puede situar aproxidamente en unos 3 millones de euros.

 

Los resultados de los proyectos que ha anunciado el patronato (el club EBA, la ciudad del baloncesto) no van a ser inmediatos. Ya se buscan patrocinadores con la ayuda fiscal, aprovechando el tirón del Mundo Basket 2014.

 

La situación actual obliga a recortar gastos, principalmente porque el actual patrocinador, Blancos de Rueda, no va a continuar. “Nos ha ayudado mucho, pero no va a seguir”, ha anunciado Gómez Iglesias. En este momento, están buscando un nuevo patrocinador que pueda aportar al equipo, mínimo, un millón de euros. El resto de los ingresos llegan a través de los apoyos de las fundaciones, mencionando el actual acuerdo con la Sociedad de Turismo a través del Ayuntamiento.

 

“En función de la esponsorización, así serán los precios de los abonos. Con un patrocinador y más aficionados se puede volver a la situación anterior y disfrutar del baloncesto”.

 

El otro patrono presente, Ignacio Zarandona, cree que “este proyecto tiene futuro”. Ha dejado claro que hay tres cosas necesarias para que la situación cambie.

 

1º. Trabajar con las administraciones que están colaborando

2º. Conseguir patrocinador

3º. La afición tiene que respaldar y animar al equipo Hay que contar con ellos

 

Por último, hace un llamamiento a los aficionados para que, todos aquellos que quieran, puedan contribuir económicamente con la cantidad que puedan y deseen. Una petición algo aventurada, pero que ahí queda.