El Club Baloncesto Valladolid arranca el lunes su proyecto más arriesgado

Consigue los apoyos mínimos para iniciar la planificación deportiva y la campaña de abonados aunque todavía no dispone de un patrocinador principal.

El Club Baloncesto Valladolid se pondrá en marcha este lunes. Sin patrocinador principal, con la camiseta limpia de esa anhelada marca que aporte buena parte del dinero necesario para cubrir la temporada, pero con las mínimas garantías de poder cubrir el presupuesto.

 

Hasta este viernes se realizaron gestiones que si bien no están concretadas, al menos sí permiten albergar expectativas positivas de poder conseguir los recursos suficientes para poner en marcha la maquinaria deportiva, administrativa y social que funcione durante una campaña que, para el club vallisoletano, será de nuevo contrareloj en todos los sentidos.

 

Con el inicio de la semana llegará el anuncio de este particular 'sí quiero' continuar en la ACB. Era algo esperado porque en la Fundación Baloncesto Valladolid y en el Ayuntamiento tenían claro que no había más remedio que seguir adelante para no perder los derechos del club como miembro de la ACB. Pero era necesario enviar un mensaje de prudencia mientras se realizaban diversas gestiones para conseguir esos recursos en forma de patrocinadores. Durante la semana se han sucedido las reuniones, en las que no solo han estado los patronos de la Fundación como responsables del club, sino también miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento. Este viernes, el propio presidente de la Fundación, Juan Vela, se encontraba en Madrid para diferentes gestiones.

 

En la próxima semana se pondrá en marcha la campaña de abonados y comenzará la planificación deportiva. En este apartado, ya se han dado diferentes pasos en el capítulo de la contratación de un entrenador, así como en el reclutamiento de jugadores dispuestos a enrolarse en una aventura deportiva que responderá a los mismos parámetros de la temporada pasada: ilusión, ganas de hacerse un hueco en la ACB o, en algunos casos, recuperar un espacio perdido en la máxima categoría del baloncesto español. Todo ello con apenas un mes antes de que se lance el balón al aire para el inicio de la competición.