El cigaleño Félix Alonso Holguín cuenta la historia de dos asesinos a sueldo en 'Alfil Blanco, Peón Negro'

Los protagonistas son dos guardias civiles retirados que regentan una empresa que mata por encargo del cuerpo.

El escritor Félix Alonso Holguín, natural de la localidad vallisoletana de Cigales, cuenta la historia de dos asesinos a sueldo en su novela 'Alfil Blanco, Peón Negro', publicada por Ediciones Atlantis.

 

En esta novela negra, el autor, afincado en Madrid, baja "a las cloacas de la sociedad" para mostrar el peculiar trabajo de una empresa dedicada a acabar con "todo tipo de individuos indeseables".

 

Pablo es un agente de la Guardia Civil ya retirado que junto a su antiguo alumno y subalterno, Markel, trabajan en esa particular empresa cuyos dos únicos empleados son ellos y que está dedicada a la eliminación de todo tipo de "individuos indeseables" por encargo de "sus hermanos del Instituto Armado.

 

Mientras que Pablo se ocupa de realizar las tareas burocráticas, contables y análisis de la información así como del contacto con los clientes, Markel es el agente de campo, el que hace el seguimiento del objetivo, recopila la información para que sea analizada por el maestro y finalmente ejecuta el encargo; es decir, elimina al objetivo.

 

Según ha informado la editorial a través de un comunicado remitido a Europa Press, la relación entre ambos es, "aparte de la que pudiera haber entre un maestro y su alumno o entre un superior y su subalterno, como la de padre e hijo".

 

Markel se retiró del servicio por jubilación anticipada a causa de problemas psicológicos, los cuales, sin embargo, no han limitado su capacidad para enfrentarse "a cualquier tipo de situación y resolver con éxito todos los encargos que le han hecho".

 

Para su autor, Markel y Pablo son "dos héroes", que "recuerdan a los cruzados" por "su profunda religiosidad, amor a la familia, amigos y compañeros de profesión", la cual "está fuera de toda duda". En este sentido, ha explicado que Markel en vasco significa "militar", un término que encaja "exactamente" con la personalidad que definiría a este personaje, un "auténtico peón negro, incapaz de desobedecer a su superior jerárquico".

 

FÉLIX ALONSO HOLGUÍN

 

Precisamente, el propio autor ingresó como guardia civil en el año de 1990, al margen de lo cual ha cursado estudios de sociología criminal en la escuela de criminología de Cataluña y Universidad Nacional a distancia en relación con derecho y criminología.

 

Tras realizar diferentes cursos de investigación y protección, fotografía e informática dentro de su vida laboral y particular, ha prestado servicios en diferentes unidades de la Benemérita y del Estado Mayor del Ejército de Tierra.

 

Víctima del atentado terrorista del 11 de marzo de 2004 en la estación de ferrocarril de Santa Eugenia de Madrid, la Dirección General del cuerpo decidió retirar a Alonso Holguín del servicio, con la consideración de 'apto con limitaciones'.