El “chico” que no valió para el Real Valladolid sí sirve para ganar la Europa League

El vallisoletano Sergio Escudero celebra el triunfo del Sevilla este miércoles. TRIBUNA

El vallisoletano Sergio Escudero, quien se encumbró este miércoles con el Sevilla como campeón de la UEFA, fue rechazado en las categorías inferiores del Pucela hace más de diez años.

El fútbol es cruel, duro, incluso a veces incomprensible. Pero en ocasiones también da la oportunidad de que uno pueda reivindicarse. Bien lo sabe Sergio Escudero (Santovenia de Pisuerga, Valladolid, 2-9-1989) desde este miércoles por la noche, momento en el que celebraba con sus compañeros del Sevilla el triunfo por 1-3 ante el Liverpool que permitía levantar al equipo hispalense su tercera Europa League consecutiva. Y es que hace algo más de diez años, cuando el lateral zurdo vestía la camiseta del Real Valladolid en categorías inferiores, tuvo que acabar saliendo por la puerta de atrás después de que el club blanquivioleta decidiera no apostar por él.

 

Quién lo diría, que ese chico que mostraba maneras pero no tenía suficiente cuerpo, que no tenía pinta de llegar a nada, pudiera acabar triunfando lejos de Valladolid. Ese día en el que se le dijo adiós fue cuando comenzó el peregrinaje por varios equipos de la ciudad. Primero el Parquesol, donde ya comenzó a despuntar y a dejar detalles de su fútbol de calidad. Poco después, al Betis, donde definitivamente las cosas comenzaron a mejorar.

 

“Nosotros le cogimos del Parquesol, que a su vez le cogió del fútbol base del Valladolid”, recuerda Nemesio Gómez, presidente del Betis, más conocido como Peque. “Le pusieron problemas diciendo que era finito, que no tenía musculatura... entonces se fue al Parquesol. Allí jugó en cadete y pasó al juvenil del Betis. Se veía que despuntaba enseguida”.

 

Y así fue. De ahí dio el salto a la Selección de Castilla y León, entrenada por un Javi Yepes que pronto se fijó en el chaval. Pero no solo él. Estos partidos de jóvenes perlas atraen las miradas de los ojeadores de equipos de toda España, y pese a la insistencia del Valencia, fue el Murcia el que terminaría por llevarse el gato al agua para que Escudero diera definitivamente el salto al fútbol profesional, ya en edad juvenil.

 

“El Murcia estuvo listo y lo primero que hizo fue ofrecernos 1.500 euros. Ahí fue cuando apareció de nuevo el Valladolid, porque eso de que se les llevaran un jugador que había sido suyo no les gustó. Preguntamos al chico y al padre y dijeron que tras el desprecio, eso no se lo aguantaban al Valladolid”, rememora Peque, en lo que podría considerarse la primera satisfacción personal de Escudero hacia quien le había cerrado las puertas. Ya era tarde para el Pucela.

 

DE LOS ANEXOS A LA EUROPA LEAGUE

 

Ahí el cohete terminó de despegar. En la temporada 2009-2010 ya disputó sus primeros partidos con el Real Murcia, deslumbrando como un lateral joven de relumbrón con un recorrido por banda envidiable, una zurda impresionante y un golpeo aún mejor. Por fin las cosas se ponían de cara... hasta que las ofertas empezaron a llegar. Estaba a gusto, cómodo, pero era el momento de tomar una decisión. ¿Lo adivinan? Sí, tocaba hacer las maletas hacia Alemania para vestir la camiseta de un Schalke 04 que ya portaban otros españoles como el mítico Raúl o Jurado.

 

“La cuestión es que antes de irse al Murcia nosotros firmamos un contrato con ellos por el que nos llevábamos un 25% de cualquier futuro traspaso”, recuerda el presidente del Betis sin ocultar que ese pudo tratarse del día más importante en la historia del club del barrio vallisoletano. No hace falta hacer demasiados números. 2’5 millones, unos 600.000 que correspondían al Betis. Para frotarse los ojos.

 

Entonces fue un no parar. En Alemania las cosas no terminaron de carburar, pese a disputar incluso unas semifinales de Champions, y Sergio decidió regresar a España, más concretamente al Getafe, mientras seguía creciendo como jugador. “Es una gran persona y lo sigue siendo, un jugador con mucho porvenir, es un chiquillo que tuvo que esforzarse en ir a gimnasios, en alimentación y cuidarse mucho”, sigue Peque.

 

De ahí a esta parte, el resto es sabido. Tres temporadas en el municipio madrileño valieron para pegar un salto de calidad este verano al Sevilla... quien se había clasificado para la Europa League. Poco tardó en asentarse en el lateral zurdo de la mano de Unai Emery.

 

“Yo creo que puede ser el lateral de la selección española”, alienta el presidente del Betis. “Sinceramente creo que necesita partidos fuertes y serios, es un chico que además no se lo cree, es sencillo. Se dice a sí mismo que quiere más y creo que no se va a quedar ahí”. Para empezar, a sus 26 años, este miércoles se convirtió en campeón de la UEFA como titular indiscutible en el once sevillista. Y este domingo, la final de Copa del Rey que enfrenta al propio Sevilla con el Barcelona. Pero no, este chico no valía para el Real Valladolid.

Noticias relacionadas