El Chami celebra el título en la Plaza Mayor con nocturnidad y alevosía

El Conde Ansúrez volvió a lucir de blanquinegro una vez más. A.MINGUEZA

El Salvador acudió al céntrico espacio frente al Ayuntamiento de Valladolid para cumplir con la tradición del pañuelo impuesto al Conde Ansúrez.

Tocaba celebrarlo como merece. Los jugadores del Salvador, con nocturnidad y alevosía, acudieron este sábado a medianoche, mientras alguno que otro paseaba por la calle cantando el himno del Real Madrid, a la Plaza Mayor para cumplir con la tradición después del título conquistado ante el VRAC.

 

No fue fácil, claro. Las copas –no la de Liga precisamente-, las horas intempestivas y, sobre todo, un guardia de seguridad que no estaba dispuesto a dejar que nadie se acercase al Conde Ansúrez ponían complicada la habitual prenda impuesta al vallisoletano.

 

Finalmente el buen ambiente y la cordura terminaron por imponerse frente al Ayuntamiento de Valladolid, y entre risas, cánticos en torno a la invencibilidad del Chami y demás elementos festivos, el Conde terminó por lucir de blanquinegro como hace no tantas semanas con el anterior título de Copa.

 

¿El próximo objetivo? Volver cuanto antes a visitar al ilustre vallisoletano que este año ya se ha llevado dos visitas más que agradables de manos de los jugadores del Salvador, aunque la última, a ojos vista, con nocturnidad y alevosía.