'El Chacho' destapa el tarro de las esencias para vencer a Francia

Rudy y Ricky también mostraron su mejor versión en un partido de altibajos de la selección de Orenga.

 

FICHA TÉCNICA

 

ESPAÑA: Calderón (5), Rubio (8), Llull (12), Claver (-), Gasol (12) --cinco inicial--; Rodríguez (12), Fernández (13), Mumbrú (5), San Emeterio (10), Aguilar (-) y Rey (8).

 

FRANCIA: Heurtel (9), Batum (17), Gelabale (16), Diaw (4), Lauvergne (4) --cinco inicial--; De Colo (13), Diot (3), Kahudi (2), Pietrus (5) y Ajinca (3).

 

PARCIALES: 18-18, 16-15, 27-26, 24-17.

 

 ÁRBITROS: Hierrezuelo, García y Fernández. Sin eliminados.

 

 PABELLÓN: Palacio de los Deportes.

La selección española de baloncesto ha logrado este viernes derrotar a Francia (85-76) en el quinto encuentro preparatorio del conjunto de Juan Antonio Orenga para el Eurobasket de Eslovenia, que comienza el próximo mes de septiembre, en un partido que reeditó la última final del Campeonato de Europa y en el que Sergio Rodríguez volvió a exhibir su brillante estado de forma ante un rival que no pudo contar con Tony Parker.

 

La estrella gala fue reservada por precaución, después de que sufriese un golpe en el entrenamiento del jueves, por lo que Francia perdía a su elemento más determinante. Francia, no obstante, compitió y llevó al límite a una España que fue de menos a más y acabó imponiendo su mayor talento, sobre todo en el puesto de base.

 

Orenga sorprendió de inicio planteando un quinteto con tres bases ante posiblemente la pareja de aleros más atlética del continente, la formada por Nicolas Batum y Mickael Gelabale, lo que dejó a España en inferioridad física en el rebote y problemas para generar en ataque. Francia dominó de inicio (2-10, min.4), sobre todo hasta que España volvió a una apuesta más tradicional y dotó al partido de chispa.

 

La chispa de España durante toda la preparación lleva el sello de Sergio Rodríguez, que ante Francia volvió a dejar su marca. El 'Chacho' comenzó a producir y, junto a la irrupción de un muy acertado San Emeterio (10 puntos a la media parte), cambió el partido. La vigente defensora de la corona europea, que llegó a estar nueve abajo (7-16), llegó al término del primer cuarto con el partido nivelado (18-18) y tomó el mando en los primeros compases del segundo.

 

La vuelta a la rotación equilibró el partido, con una Francia viviendo de la omnipresencia de Batum y su poder en ambas zonas cuando España apostaba por quintetos muy pequeños, con Aguilar y Claver teniendo muchos problemas en el rol de 'cuatro'. A la media parte el electrónico mostraba igualdad (34-33) pero Francia no había dicho su última palabra.

 

La vigente subcampeona, aún sin Parker, volvió a tener una puesta en escena magnífica en el tercer período y amenazó con la fuga (40-47, min.25) ante una España que había apostado de inicio por el 'Chacho' y San Emeterio, con peor resultado. Pero de nuevo en el banquillo se encontró la solución.

 

Porque Ricky Rubio y Sergio Llull se aliaron para generar un 11-0 frenético que devolvió el mando a España. El base de los Timberwolves abusó de Diot en defensa y ataque, aprovechando a la vez los minutos de erupción del jugador del Real Madrid. El duelo de nuevo igualado pero ya sólo diez minutos por jugar.

 

La España de los bases, sustentada bajo la constancia de Marc Gasol en la zona, volvió a marcar diferencias en el último cuarto. Usados sin llegar al extremo de los tres a la vez, la baraja que maneja Orenga, de nuevo con Sergio Rodríguez pletórico en los minutos finales, acabó decantando la balanza y lanzando un aviso a uno de los grandes candidatos a sucederle en el trono, con el que se verá el próximo lunes en suelo galo.