El Celta, un mal vecino para invitar a casa

El Real Valladolid tan solo se ha impuesto en diez de los veintisiete partidos de Primera División como local contra el conjunto gallego.

Ya lo decía Óscar González el pasado martes; el choque ante el Celta tiene que ser un punto de inflexión para el Pucela. El tema está en que no lo tienen nada fácil los blanquivioletas, al menos según las estadísticas. Y es que de las veintisiete veces que se han visto las caras los dos equipos en Primera División con el Valladolid como local, tan solo diez han acabado con los tres puntos en casa.

 

Llama la atención que el Celta haya conseguido asaltar Zorrilla hasta en once ocasiones, teniendo mejores números que el propio Pucela en su feudo. Entre semejante estadística y el hecho de que los celestes hayan sacado más puntos como visitante que como local esta temporada, hace que se esperen chispas este lunes.

 

Los goles fabricados por uno y otro equipo también son algo curioso, si bien van en consonancia con que el Celta se muestre más fuerte en Zorrilla. Mientras que el Valladolid ha transformado 61 dianas en dichos veintisiete partidos de Primera en Zorrilla, el conjunto celeste ha corrido a la banda a celebrar un tanto en 80 ocasiones. Desde luego, se puede decir que los gallegos pasan por el estadio pucelano como si de su propia casa se tratase.

 

MALOS PRECEDENTES

 

A buen seguro que el propio aficionado blanquivioleta no guarda buenos recuerdos de las últimas visitas del Celta, aunque no todas han sido en la élite del fútbol nacional. En la más reciente hay que remontarse al pasado 26 de mayo, con el equipo de Djukic ya salvado hace unas semanas. Cabral e Iago Aspas hicieron el 0-2 que daba un vuelco a la parte baja de la tabla, sin duda un partido que salvó a los gallegos de caer al infierno.

 

El anterior precedente en el que Celta y Valladolid se vieron las caras en Zorrilla fue hace dos años, en Segunda, campaña en la que ambos acabarían ascendiendo a final de temporada. Sin duda, un partido que acabó por convertirse en todo un varapalo para las aspiraciones de ascenso directo de los locales, que hincaron la rodilla en el último segundo con un gol de Joan Tomás que hacía el 1-2.

 

Hay que remontarse a la 2010/2011 para ver un triunfo del Pucela como local, aunque en la categoría de plata. Aquel equipo entrenado por Antonio Gómez le pagaría al Celta con una moneda que, como acabamos de recordar, le devolvería la temporada siguiente, es decir, con victoria sobre la bocina. Jorge Alonso, después de que el Pucela fuera perdiendo 1-2, hizo el 3-2 en el descuento con anterior gol de Guerra para el empate.

 

Lejos, muy lejos de la vista queda la última ocasión en la que el Valladolid, esta vez sí, venció al Celta en Zorrilla en Primera y en Zorrilla. De hecho, fue una victoria de otro milenio, literalmente, ya que fue allá por 1999. El mismísimo Caminero adelantaba a los blanquivioletas, el israelí Revivo hacía el empate para los gallegos y Alberto terminaba por cerrar la cuenta estableciendo el definitivo 2-1. Un resultado que al Pucela bien no le importaría repetir este lunes.