El Cega sigue estable en Mojados y Viana, donde el caudal comienza a bajar y no hay riesgo de inundación

El río Cega, a su paso por Viana, ya provocó desbordamientos en marzo de 2013.

 El río Cega permanece estable a estas horas del martes a su paso por las localidades vallisoletanas de Mojados y Viana de Cega, donde el caudal ha comenzado a bajar y no hay riesgo de desbordamiento, circunstancia que sí se produjo en la primavera de 2013.

Así lo han explicado sus respectivos alcaldes, Pedro Villarreal y Alberto Collantes, en declaraciones realizadas a Europa Press, los cuales han confirmado que en la última medición en la estación de control de Megeces, río arriba, indicaba un descenso de siete centímetros, por lo que es previsible que el nivel de las aguas baje en estas localidades durante las próximas horas.

 

En concreto, el regidor de Viana, Alberto Collantes, ha aclarado que un fallo en la válvula antirretorno del aliviadero de emergencia de la depuradora ha provocado que el agua anegara durante la noche las parcelas cercanas, sin que el río llegara en ningún momento a rebasar el muro de contención levantado a raíz del desbordamiento del año pasado.

 

No obstante, el Ayuntamiento mantiene el seguimiento del cauce en tanto continúe el nivel de alarma, aunque ha insistido en que la situación es de "tranquilidad" y aún hay "un metro de margen" para soportar una eventual subida.

 

En esto ha coincidido el primer edil de Mojados, quien ha apuntado que el Consistorio está preparado para intervenir con maquinaria en el caso de que llegaran grandes troncos que pudieran obstruir el curso del río bajo el Puente Viejo de la localidad, cuyos ojos se encuentran despejados y con margen para asumir un aumento del caudal.

 

Por todo ello, Villarreal ha subrayado que se encuentra "relativamente tranquilo" ante la "estabilidad" de la crecida del Cega, puesto que "no se espera" un repunte en el caudal, si bien no descarta que pueda producirse.

 

El regidor ha destacado que las obras de acondicionamiento en el cauce del Cega ejecutadas por la Confederación Hidrográfica del Duero tras las inundaciones de 2013, que provocaron daños en algunas viviendas y bajos cercanos, han evitado una situación similar a la de entonces.

Noticias relacionadas