El CBC Valladolid plantea vender los derechos de Miguel González para recaudar dinero

Miguel González, en un partido con la selección de su categoría.

El club busca recaudar para poder afrontar su deseo de comprar una plaza en LEB Plata. Como no tiene contrato profesional, maneja la opción de vender los derechos federativos que, sin embargo, pertenecen en su mayoría al Club Baloncesto Valladolid.

La última joya de la cantera del baloncesto vallisoletano tiene precio. Al menos se lo han puesto desde la directiva del Club Baloncesto Ciudad de Valladolid con el objetivo de juntar dinero para abordar de nuevo la compra de una plaza en la LEB Plata tras el fracaso deportivo de la temporada recién concluida que terminó con el equipo descendido. El tesoro se llama Miguel González, el alero vallisoletano asiduo de las distintas selecciones nacionales en función de su edad. Pero existe un problema serio: los derechos no le pertenecen al club presidido por Mike Hansen, sino en su mayoría al Club Baloncesto Valladolid.

 

En las gestiones se han metido representantes de por medio, apadrinando una operación que supondría vender los derechos al club comprador pero conseguir una cesión encubierta para que Miguel González siguiera jugando en el CBC Valladolid. Ya hay candidatos como el Valencia Basket, a través del director deportivo vallisoletano Chechu Mulero, y otros clubes de la Liga ACB que conocen la progresión del jugador. 

 

El CBC Valladolid necesita disponer de recursos económicos para afrontar su nueva intentona federativa con la compra de alguna plaza vacante para poder militar de nuevo en la LEB Plata. De igual forma, hay que hacer frente al aval federativo de 60.000 euros que el pasado año lo afrontó uno de los colaboradores más implicados en este desvirtuado proyecto pero que ahora deben afrontar el trío que controla el club: Mike Hansen, Javier Casado y Saúl Hernández, que se ha sumado al trío fundador del que Juanjo Fernández 'Feñe', como otros muchos, está cada vez más desencantado.