Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El CB Valladolid sueña con la victoria treinta minutos pero se agota ante el Cajasol (84-68)

Haritopoulos, el mejor del CB Valladolid en Sevilla, en una acción del partido ante el Cajasol.

El CB Valladolid cosechó una nueva derrota en esta Liga ACB. Pero, en esta ocasión, su puesta en escena en el polideportivo San Pablo ante el Cajasol ofreció otras sensaciones diferentes y el cuadro de Ricard Casas tuvo opciones hasta el último cuarto.

CAJASOL 84: Satoransky (15), Franch (9), Balvin (4), Mata (14), Landry (13) - cinco inicial - Bamforth (20), Radicevic, Porzingis (6), Burjanadze y Hernángomez (3).

 

CB VALLADOLID 68: Pozas (5), Haritopoulos (21), Martínez, Johnson (12), Andjusic (14) - cinco inicial - Izquierdo, Drenovac (4), Vilhjamsson (6), Sinanovic (6) y Suka-Umu.

 

ÁRBITROS: Peruga, Guirao y Rial.

 

INCIDENCIAS: Jornada 23 de la Liga ACB. Polideportivo San Pablo de Sevilla. 2.900 espectadores.

Hay rivales en la Liga que caen mejor o peor. Por lo que sea, este Cajasol del incombustible Aito García Reneses ha sido uno de los que han encajado a la medida del Club Baloncesto Valladolid. En la ida, primera victoria vallisoletana; en la vuelta igualdad pero finalmente revancha sevillana ante un colista batallador que causó buenas sensaciones.

 

El equipo de Ricard Casas se presentó en San Pablo diezmado. Sin su base americano Jason Rowe, de camino ya a Estados Unidos tras rescindir su contrato por bajo rendimiento, y sin el serbio Cvetinovic, lesionado de gravedad en el último encuentro ante el Barcelona. Eso propició el regreso a las rotaciones de Suka-Umu, castigado sin minutos desde el encuentro ante el Real Madrid. Aún así, fue el mejor CB Valladolid a domicilio de la temporada capaz de adquirir ventajas en el primer cuarto (9-14) para marcharse con ventaja (16-18) y no desentonar en el segundo (18-11) para los sevillanos. Es decir, llegaba vivo a la reanudación.

 

El parcial del tercer cuarto fue, de nuevo, para los vallisoletanos (19-22), capaces de aguantar en el cuarto hasta que un triple de Satoransky rompió la igualdad (56-53). Fue entonces cuando el Cajasol se marchó (64-57) más entero físicamente y con más argumentos para ganar el partido ante un Valladolid sujetado por una buena dirección de Pozas y los puntos de Haritopoulos, Johnson y Andjusic.

 

Las ventajas se fueron ampliando en el último tramo (69-59), pero el CB Valladolid no dio la imagen de equipo hundido de otras ocasiones y siguió batallando mientras le aguantaron sus fuerzas. Era cuando el Cajasol castigaba cada error vallisoletano como Mata que, tras una pérdida de Haritopoulos, colocó la máxima ventaja en el marcador con apenas dos minutos y medio por delante (76-63). El duelo estaba sentenciado, pero quizá para el CB Valladolid haya sido un punto de inflexión.

 

La diferencia en el marcador no refleja la realidad de un partido reñido hasta que la evidencia de una plantilla contra otra puso de manifiesto que el Valladolid espera a Lamont Mack y necesita un base o escolta anotador que refuerce el juego exterior.