El CB Valladolid se engancha a la Liga con una ilusionante victoria ante el Rio Natura

Ricard Casas celebró las 250 victorias en Liga Endesa con un triunfo de su CB Valladolid por 77-73 contra el Rio Natura Monbus.

77- CB Valladolid (20+17+14+26): Rowe (17), Iván Martínez (10), Andjusic (17), Johnson (5), Haritopoulos (7) -cinco inicial-, Sinanovic (6), Vilhjamsson (5), Cvetinovic (6) y Suka-Umu (4).
 

73- Río Natura Monbus (18+11+18+26): Xanthopoulos (2), Pumprla (8), Corbacho (10), Delas (19), Muscala (20) -cinco inicial-, Rafa Luz (-), Dewar (9), Scott (1), Junyent (4) y Minnerath (-).
 

Árbitros: Hierrezuelo, García Ortiz y Pérez Niz. Eliminaron por cinco faltas personales a Sinanovic (min.36) y a Suka-Umu (min.39), del CB Valladolid y a Dewar (min.39), del Río Natura Monbus.
 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la duodécima jornada de Liga Endesa, disputado en el pabellón Pisuerga ante 5.100 espectadores.

El CB Valladolid ha dado un paso al frente, sobre todo en su imagen como grupo, y ha logrado ganar a un Rio Natura Monbus que no encontró la continuidad necesaria para anular el empuje y las ganas de los locales, a los que aportaron mucha seguridad y confianza Rowe y Andjusic.
 

Los vallisoletanos salieron dispuestos a mejorar su imagen ante su afición, lo que se tradujo en una mayor organización colectiva, que les permitió tomar la iniciativa en el marcador, sobre todo merced al acierto anotador de Rowe, que en la faceta ofensiva estuvo bien apoyado por Andjusic.
 

Pero el Rio Natura no se dejó impresionar por el esfuerzo local, e hizo valer su mayor potencial en el juego interior, de la mano de Muscala y de Delas, que equilibró el marcador hasta llegar al final del primer cuarto con un 20-18, tras dos últimos tiros libres de Andjusic para el CB Valladolid.
 

Los gallegos endosaron dos triples consecutivos que hizo temer un bajón anímico del cuadro local, pero éste supo reaccionar con trabajo de equipo, de nuevo comandado por Rowe, y una mejor defensa, que frenó el empuje visitante y dio impulso a un entregado CB Valladolid.
 

Los triples empezaron a entrar en el cuadro vallisoletano, mientras que el Monbus se estancó en todas las facetas, propiciando una renta de once puntos para los de Ricard Casas (37-26), que Corbacho reduciría a ocho antes del descanso (37-29).
 

El cuadro gallego tenía mucho margen de mejora por delante y, tras la reanudación, endosó un parcial de 0-9 con el que dio la vuelta al resultado (37-38), sorprendiendo a un CB Valladolid que entró frío a la cancha, si bien lejos de amedrentarse retomó la unión para conservar la calma y afrontar el nuevo reto.
 

Todos cumplieron con su papel y, gracias a esa capacidad para no perder la concentración, al contrario de lo que ha sucedido en otras ocasiones, el equipo local logró recuperar ventaja al término del tercer cuarto (51-47), aunque dejaba muy abierto el partido ante un rival que dominaba el rebote.
 

Pero los de Casas aguantaron el tipo, y mostraron su mejor cara, actuando como un bloque, lo que les permitió conservar el control del marcador con rentas de diez puntos (67-57), a falta de tres minutos para la conclusión, que Moncho Fernández trató de anular con un tiempo muerto.


La arenga sirvió para que los gallegos apretaran el acelerador y aumentaran la presión, lo que derivó en un parcial de 0-10 que dejó el marcador en 70-69 para poner de nuevo a prueba la capacidad de aguante de los locales, que esta vez no fallaron, con lo que pudieron sumar su segunda victoria de la temporada (77-73).