El CB Valladolid busca dinero para sustituir a Jason Rowe, Sinanovic y Suka-Umu

Marcos Suka-Umu, en una acción del partido ante la Bruixa d'or.

Los tres jugadores están señalados por su escasa aportación, en el caso de los dos mejores pagados de la plantilla, y por reiteradas faltas de disciplina en el escolta considerado como uno de los problemas del vestuario.

Jason Rowe, Nedzad Sinanovic y Marcos Suka-Umu. Esos son los tres jugadores señalados para abandonar la plantilla del Club Baloncesto Valladolid si la economía permite realizar cambios.

 

En el caso del base, las cosas están claras desde hace varias semanas. Ya lo dijo Ricard Casas, que su equipo era capaz de competir en el puesto de alero pero bajaba muchos enteros en las posiciones de base y pívot. Si los recursos económicos hubieran sido suficientes, ni Rowe ni el segundo base, Vilhjamsson estarían en el equipo. Igual ocurre con el desesperante Sinanovic, el techo de la Liga ACB que no acaba de explotar. El club entiende que el griego Haritopoulos está cumpliendo acorde con su calidad. En una situación normal sería el tercer-cuarto pívot del equipo; pero está asumiendo un rol de titular por encima de su nivel.

 

Esas son las dos premisas para dar un giro radical en la plantilla actual. Rowe no ha respondido al papel de líder natural en la cancha, ni por su indiscutible calidad ni por la experiencia que atesora en Europa. Es más, si el jugador no hubiera regresado de Estados Unidos tras el parón de la Copa la situación podría haber propiciado el fichaje de un nuevo base sobre el que ya se viene trabajando. 

 

Sinanovic ha terminado con la paciencia de técnicos y aficionados. El club quiere un jugador con otras características. Además, en ambos casos se trata de los mejor pagados de la plantilla, dentro de una política de perfiles bajos en los contratos

 

La situación con Suka-Umu es diferente. Antes de su fichaje ya se conocían sus problemas de actitud pero las cosas se han conseguido disimular esta temporada a duras penas. Sin embargo, en el partido ante el Real Madrid el jugador ya tuvo algún desplante con el entrenador y el club ya no está dispuesto a mantener la situación. Es más, puede que incluso abandone la plantilla aunque no llegase ningún recambio. Se le considera uno de los agitadores del vestuario y está señalado para salir del Club Baloncesto Valladolid.

 

El detalle está en el dinero, que el club no tiene pero busca para intentar aumentar el nivel de calidad de una plantilla muy pobre en todos los sentidos.