El CB Valladolid, ahora o nunca ante Estudiantes

Ricard Casas, durante el trascurso de un partido. / Foto: TRIBUNA

El club morado recibe este sábado (19.00 horas) al Tuenti Estudiantes en un encuentro de auténtico infarto en la lucha por la permanencia.

Ricard Casas, en la previa de este viernes, ha afirmado que el partido “es importantísimo para ellos y para nosotros, y marcará las posiciones de clasificación. Desde el primer día ya hemos pensado en eso, llevamos toda la semana después del descanso trabajando y esperando el partido”.

 

Preguntado por un posible resultado positivo, el técnico aseguró que aumentaría “la luz de esperanza, nos da una confianza importante y una positividad que necesitamos; si perdemos la luz se hace más pequeña, es un hándicap grande a nivel de clasificación que tendríamos que asumir. El resultado final será el que tenga que ser; lo que hay que formular ahora mismo es qué hay que hacer para ganar, pensar mucho en ello y pedirle al equipo que seamos fuertes en esta idea”.

 

En cuanto a las claves del encuentro ha dicho: “el rebote, ya que ellos tienen una amplitud de juego de cuatro pívots muy constante, y ahora con Van Lacke han ganado amplitud en el juego de perímetro, tienen más generación y más capacidad de mover jugadores; y la capacidad individual de defender el perímetro también va a ser muy importante”.

 

Por otro lado, ha dicho que tras el parón el equipo está bien mentalmente. Y, además, se le ha preguntado por si Suka-Umu está en un nivel de comportamiento mínimamente exigible para un equipo ACB; Ricard ha comentado que “hay situaciones que hay que corregir, no solo en su caso, también en otros. Sí que las exigencias pueden ser máximas y los jugadores tienen que entenderlo y responsabilizarse de eso. Como ya son muchos casos da apariencia de posible culpa del entrenador, pero mi historial como entrenador no es conflictivo, lo que sí tengo claro es lo mínimo de responsabilidad y actitud que pido a los jugadores, que normalmente me lo han dado. Cuando no se cumple el nivel mínimo de exigencia, responsabilidad y compromiso el jugador va a tener siempre conflicto, lo que tiene que hacer es rectificar y si no se puede solucionar echarle; ha habido una situación concreta a nivel de disciplina con este jugador, pero está solucionada y el jugador trabaja con el equipo al nivel que tiene que trabajar”.

 

En cuanto al tema de refuerzos, el técnico comentó que si hay capacidad para cambiar, siempre hay que tratar de conseguir el mejor equipo posible, hay que cambiar si se puede, y si hay un jugador que pueda venir a ayudar. Vamos todo lo rápido que podemos en todo, si consiguiéramos tener estabilidad en la plantilla presente buena, a lo mejor se podía plantear, habiendo esta estabilidad, alguna decisión que reforzara la plantilla si hubiera la posibilidad de poderlo hacer”. 

 

En el banquillo visitante se sentará el equipo madrileño dirigido por Txus Vidorreta, que viene de caer la pasada jornada por solo un punto de diferencia ante el Unicaja de Málaga (84-85). El equipo del Ramiro esta temporada ha logrado vencer a rivales directos como la Bruixa d´Or,  Río Natura Monbus, o el mismo CB Valladolid, al que venció en la segunda jornada por (80-66). Aunque cuenta con dos victorias más que los vallisoletanos, el partido para ellos también tiene una gran importancia, puesto que de ese encuentro depende en gran medida su permanencia. Además, en las filas del Estudiantes habrá un ex jugador morado, Fede Van Lacke, quien fue uno de los héroes del ascenso en la campaña 2008/09, y que ha reconocido que será muy especial volver a la que fue su casa, pero, lógicamente, ahora se debe a su nuevo equipo y luchará por la victoria del conjunto colegial, que contará con el apoyo de al menos 500 aficionados.