El CB Valladolid, a la espera del contrato firmado con Armon Johnson

Armon Johnson, en un partido con los Blazers cuando era compañero de Rudy Fernández.

El CB Valladolid espera recibir este lunes el contrato de Armon Johnson, el base americano que llegaría para suplir a Jason Rowe. El jugador llegaría a prueba durante una semana porque lleva prácticamente un año sin jugar tras sufrir una lesión de menisco.

El club espera que esta vez no haya problemas tras los reveses sufridos la semana pasada con dos jugadores que rechazaron su oferta; un base griego y otro americano. En ese caso, Armon Johnson es otra de las opciones que venía manejando y llegaría a prueba puesto que sale de una lesión importante cuando militaba en el Astana de Kazajistán

 

El CB Valladolid ha presentado la oferta formal y durante este lunes espera recibir el contrato firmado, según ha asegurado su representante en España a los directivos del club. Jugador y agentes están de acuerdo tanto en las condiciones económicas (no superará los emolumentos que percibía Jason Rowe), como en someterse a una semana de prueba. En función de su estado, el club le inscribiría para jugar el próximo partido ante el Valencia Basket. Si no está seguro, no lo hará para no agotar un cambio más en su plantilla y tomará una decisión sobre su fichaje cuando finalice el plazo.

 

Armon Johnson (25 años y 1.90), se formó en la Universidad de Nevada y fue escogido por por Portland en el puesto número 34 del draft de la NBA en 2010. Su primera temporada en la NBA jugó 40 partidos con los Blazers, donde fue compañero de Rudy Fernández, con discretas estadísticas (2,8 puntos y 1,1 asistencias) que le llevaron a pasar durante nueve jornadas por la Liga de desarrollo con los Idaho Stampede (18,2 puntos, 4,2 rebotes y 3 asistencias).

 

La temporada siguiente fue asignado de nuevo a esta segunda competición de la NBA hasta que fue descartado por los Blazers para recalar en los New Jersey Nets, con los que promedió 5,6 puntos, 1,5 rebotes y 1,4 asistencias en 8 partidos.


La pasada campaña realizó la pretemporada con los Orlando Magic pero finalmente saltó a Europa para fichar por el BC Astana de Kazajistán con el que prácticamente ha pasado inédito. Johnson sufrió una grave lesión de rodilla (menisco) de la que fue intervenido quirúrgicamente. Sin embargo, todo 2013 se lo ha pasado en blanco trabajando en su recuperación por lo que su estado de forma es una incógnita y eso es lo que quiere corroborar el club vallisoletano durante el periodo de prueba.

 

La oferta del CB Valladolid le supone una nueva oportunidad de demostrar su talento y, sobre todo, comprobar si está recuperado para la alta competición.

 

De concretarse esta operación, el CB Valladolid contaría esta semana con dos caras nuevas: Lamont Mack, que podría entrenar ya este lunes con el equipo, y Aron Johnson.