El Casino Roxy ya es una realidad en Valladolid

Una de las ruletas del nuevo Casino Roxy. CASINO DE CASTILLA Y LEÓN

El otrora cine en pleno centro de la ciudad abrió sus puertas de manera oficial esta pasada medianoche con la celebración de un cotillón y ya está a disposición de los vallisoletanos.

Adiós butacas, pantallas y rollos de películas –que ya habían desfilado hace meses-, hola cartas, fichas y esa bolita tan peculiar que cae sobre una lacada ruleta. Este viernes, 1 de enero, el Casino Roxy, antiguamente cine y que ya quedará para siempre en la memoria de todos los vallisoletanos, ha abierto de manera oficial sus puertas para el disfrute y divertimento de aquellos que sepan hacer uso del juego responsable.

 

Con un cotillón de Nochevieja –la licencia de la Junta de Castilla y León entraba en vigor justo en enero, después de que la del Ayuntamiento de Valladolid llegara hace meses-, el recinto abrió oficialmente sus puertas y ya cuenta, lógicamente, con un horario definido para hacer juego.

 

Prácticamente 1.300 metros cuadrados de espacio al servicio del entretenimiento y que estará abierto desde las cuatro de la tarde hasta las cuatro de la madrugada o hasta las seis, en función de si al día siguiente es festivo o, por el contrario, laborable. Atrás quedan los treinta años en la antigua ubicación de Boecillo, toda vez que a partir de ahora la calle María de Molina será la que albergue este elegante espacio.

 

Y es que el traslado ha supuesto buenas noticias para el empleo en la ciudad. Al final serán 111 personas las que trabajen en el Casino, entre crupieres, camareros, encargados de seguridad... que se ampliarán a 120 los fines de semana. Desde luego, hace falta gente que gestione las múltiples mesas, la cafetería, el restaurante o la sala de fiestas.

 

El proceso ha sido largo para hacer realidad la sala de juego, desde luego. La principal dificultad ha sido respetar la fachada protegida –de hecho sigue exactamente igual que cuando era cine, a excepción de situar unas letras que forman la palabra ‘casino’ sobre el ‘Roxy’-, aunque las mesas situadas en la enorme habitación principal dejan en evidencia que aquella fue en su día una sala de proyecciones. Ahora solo queda hacer juego.