El Carnaval echa el telón en Valladolid con el gran concurso y el entierro de la sardina

Ver album

La Cúpula del Milenio y sus alrededores acogieron un pintoresco espectáculo de luz y color para después concluir con el tradicional encendido de fuegos y bengalas.

Lo bueno se acaba pronto, dice el refranero popular, expresión que pueden decir los vallisoletanos tras echar la persiana este martes a las fiestas de Carnaval con el tradicional 'entierro de la sardina', que tuvo lugar en la Plaza y Cúpula del Milenio. Una reunión de disfraces, máscaras y colores que supuso un final feliz hasta el año que viene

 

Y es que este martes se celebraba la última ronda de concurso de disfraces, festejo que precedió al adiós definitivo del Carnaval 2015. Eso sí, el evento no decepcionó. Con cientos de personas congregadas en la Cúpula, los disfraces empezaron a desfilar por la pasarela y, si bien hay que decir que los había mejores y peores, la mayoría dieron la talla.

 

Desde un llamativo cajón forrado de peluches –el susodicho aseguraba que llevaba encima 252- hasta un grupo que imitaba el cuento de Heidi, pasando por Wonder Woman o un simple árbol bien aderezado, dejaron boquiabiertos a todos los asistentes. No faltaba de nada en una fría noche vallisoletana que bien invitaba a refugiarse en la Cúpula del Milenio, al calor del festejo y la celebración.


Pero la palma se la tenían que llevar los más originales y trabajados, claro. Mientras el showman Alberto Guerrero repetía como presentador de la gala, fueron pasando los que terminarían por llevarse la palma. A saber, un impresionante traje de guardián de la ciénaga que bien parecía salido de entre las tinieblas para el título individual, la familia espacial compuesta de dos simpáticas extraterrestres para el de pareja y, por último, el conjunto de Vespas de colorines para el triunfador de grupo. Para gustos, colores, y así lo quiso ver el jurado.

Pero el momento triste llegó después, con el tradicional 'entierro de la sardina'. Con la escultura del nombrado pez a cuestas, era el momento de decir adiós a los Carnavales hasta el año que viene gracias a la compañía Kull D’Sac. Los fuegos artificiales y las bengalas eran la mejor forma de comenzar de nuevo la cuenta atrás hasta los carnavales del año que viene. Y es que a poco que sean la mitad de entretenidos que los de esta ocasión, ya merece la pena esperarlos con ganas.