El cardenal Carlos Amigo reprocha a las universidades que se las oiga poco

El cardenal Carlos Amigo, arzobispo emérito de Sevilla, no entiende por qué en los actuales tiempos de recesión económica y, por tanto de precariedad social, se escucha "muy poco" la voz de las universidades: "no pueden estar calladas", ha remachado después de abogar por la presencia de intelectuales.


"Si no hablan los sabios, otras personas se encargarán de hacerlo y de engañarnos, más que de decirnos la línea que hay que seguir", ha lamentado Amigo en una rueda de prensa antes de pronunciar en la Universidad Católica de Ávila (UCAV) la lección magistral en el día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades.



El cardenal, participante en el cónclave que en 2005 elevó al Papado a Benedicto XVI, ha resaltado la necesidad de "oír a los sabios", de formar a personas "íntegras en todos los aspectos", incluidos el saber y la ética, y reivindicado el pensamiento, la teoría y el concepto.



El cardenal, perteneciente a la orden de los franciscanos menores y de 78 años de edad, ha reflexionado sobre lo "excesivamente" preocupada que está la sociedad por la "tecnificación" de las cosas, "pero sin el pensamiento y la investigación filosófica tendríamos unas técnicas con unos cimientos muy poco sólidos", ha advertido.



"Necesitamos de los intelectuales", ha insistido, a la vez que ha apoyado las palabras de la rectora de la UCAV, María del Rosario Sáez, quien ha abogado por una "regeneración social y política".



La rectora ha afirmado que desde la universidad se busca contribuir a lo que el Papa, Benedicto XVI, ha denominado "nueva evangelización", formando profesionales en los que la ética sea un aspecto "muy importante"