El cáncer se puede expandir por la falta de oxígeno en células tumorales

El mantenimiento adecuado del suministro de oxígeno podría servir para crear nuevos fármacos contra el cáncer. 

Un estudio dirigido por los investigadores belgas, Diether Lambrechts y Bernard Thienpont, y publicado en la revista 'Nature', ha mostrado que la falta de oxígeno en las células tumorales produce cambios en la expresión génica de las células, lo que contribuye al crecimiento del cáncer.

 

Además, el trabajo ha demostrado que el mantenimiento adecuado del suministro de oxígeno en los tumores podría inhibir las aberraciones epigenéticas, lo que abriría una nueva vía para crear nuevos fármacos contra el cáncer dirigidos a estas aberraciones o a los vasos sanguíneos.

 

El cáncer aparece por una casualidad o factores cancerígenos que hacen que el ADN de una sola célula mute y se expanda rápidamente a otras células. Estas mutaciones genéticas alteran la función celular normal y ayudan al crecimiento y supervivencia de las células cancerosas.

 

Además de estos cambios genéticos, las células tumorales producen cambios epigenéticos que, aunque no afectan al código genético, pueden perturbar considerablemente la función de los genes, en beneficio de las células cancerosas.

 

El origen de estos cambios todavía no se conoce con exactitud, si bien, los investigadores belgas han investigado una frecuente alteración genética, la hipermetilación, capaz de silenciar la expresión de genes supresores de tumores y permitir su crecimiento excesivo.

 

"Nuestro estudio muestra que estas alteraciones epigenéticas son causadas por el entorno del tumor y, más concretamente, por la falta de oxígeno. El oxígeno se necesita por las enzimas que normalmente eliminan los grupos metilo a partir del ADN. Cuando hay escasez de oxígeno, el exceso de metilación se mantiene, originando la hipermetilación. Aún más, esta falta de oxígeno explica hasta la mitad de la hipermetilación en los tumores. Si bien hemos dedicado gran parte de nuestros esfuerzos a los tumores de mama, también hemos demostrado que este mecanismo tiene un igualmente amplio impacto en la vejiga, colon, cabeza y cuello, riñón, pulmón y tumores uterinos", ha explicado Lambrechts.

 

USOS DIAGNÓSTICOS Y TERAPÉUTICOS

 

El descubrimiento de la relación que existe entre la falta de oxígeno y el crecimiento del tumor ha sido el resultado de analizar más de 3.000 tumores de pacientes y estudiar si el suministro de oxígeno tumoral es capaz de frenar la progresión del cáncer.

 

Una hipótesis que, en ratones, los investigadores han comprobado que es cierta ya que observaron que cuando se normaliza el suministro de sangre se consiguen detener las alteraciones epigenéticas que se producen.

 

"Nuestros resultados pueden tener un enorme impacto en el manejo del cáncer ya que, en primer lugar, podríamos utilizar las aberraciones epigenéticas para controlar el suministro de oxígeno de un tumor, lo que nos permite predecir mejor cómo se va a comportar y tomar decisiones más informadas sobre el tratamiento. Además, arroja luz sobre las terapias existentes dirigidas a los vasos sanguíneos, los cuales no sólo ayudan a entregar la quimioterapia al cáncer, sino que también inhiben nuevas aberraciones epigenéticas. Además, esto también podría ayudar a conseguir que las recaídas sean menos agresivas", ha recalcado Thienpont.

 

Actualmente, los científicos están estudiando si el análisis del ADN tumoral se puede usar para predecir la oxigenación del tumor. "Queremos saber si no es sólo posible inhibir, sino revertir algunas de estas aberraciones epigenéticas", ha zanjado el doctor Lambrechts.