El calor se impone al festejo en las casetas gastronómicas regionales de Valladolid

Las altas temperaturas de los últimos días han provocado que no hubiera tanta afluencia como en años anteriores a la hora de comer.

Las 14:00 horas. Mira el termómetro, ve los 36ºC que marca y piensa si subir a las casetas gastronómicas que se encuentran al lado del estadio. Ese ha sido uno de los mayores problemas que han tenido en las carpas regionales durante la primera mitad de las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo.

 

Valladolid se ha visto afectada por las altas temperaturas en las horas centrales del día y así lo reconocen los encargados de las casetas regionales, algo que, obviamente, les perjudica económicamente. Pese a ello, la alegría nunca falta en las carpas de las comunidades autónomas de España, donde los trabajadores aguantan como pueden el calor.

 

Arroz a la zamorana, patatas revolconas, cabrales, farinato, papas con mojo, pimientos, cazón... La carta es amplia en un recinto que, hasta el momento, ha estado más poblado en el turno de cenas que en el de comidas. Pero también hay que tener en cuenta la hora de salida del trabajo de los vallisoletanos, quienes suelen empezar a poblar las casetas pasadas las 15:00.

 

Aunque una cerveza bien fresquita, un rebujito, un buen vino o una sidra entran bien a cualquier hora, lo cierto es que el calor asfixiante ha hecho que muchos vallisoletanos hayan preferido subir a estas casetas por la noche, ya que, además, pueden aprovechar para ver los fuegos artificiales desde más cerca.

 

Pese a que pueda faltar un poquito más de gente, siempre hay ganas de buen rollo y pasárselo bien entre los asistentes. El ecuador de las Fiestas ya ha llegado y solo restan cuatro días para disfrutar del buen ambiente y la sabrosa cocina en estas casetas gastronómicas.

Noticias relacionadas