El calentamiento global no superaría los 2°C con el apoyo de una gran economía

Impulsar mejoras ante el cambio climático es una cuestión de todos, no obstante los expertos consideran que el impulso de una gran potencia sería definitivo para lograr limitar el calentamiento en cifras inferiores a 2º C.

Limitar efectivamente el cambio climático podría ser posible si una gran potencia económica actuara como precursora, al tiempo que otras naciones le siguen, y se ponderan criterios de equidad. "Si bien la Unión Europea o Estados Unidos fueran pioneros y establecieran un punto de referencia para la acción climática por otros, el estancamiento de la negociación sobre el reparto de la carga justa puede romperse", afirma el autor principal de un estudio sobre la materia, Malte Meinshausen, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, en Alemania, y la Universidad de Melbourne, en Australia.

 

"Nuestro análisis muestra que tendrían aproximadamente el doble de sus objetivos de reducción de emisiones nacionales actuales para 2030. Sin duda, requerirá esfuerzos sustanciales, pero parece ser una de las pocas opciones para mantenerse en el camino de finalmente limitar el calentamiento por debajo de 2 ° C y defenderse de un drástico aumento de los fenómenos meteorológicos extremos y la elevación del nivel del mar", plantea.

 

Aunque la Convención de Cambio Climático de la ONU sostiene la fórmula de "responsabilidad común pero diferenciada", el mundo está dividido en dos campos principales. Uno de ellos a favor de la justicia distributiva en algún momento en el futuro: las emisiones por persona serían más o menos igual en todos los países para el año 2050, incluyendo a la UE y Estados Unidos.

 

El otro campo, con China e India, piden justicia correctiva: las emisiones del pasado deben tenerse en cuenta para lograr la igualdad de las emisiones acumuladas por persona. Este tipo de esquema de equidad significaría que los que emitieron menos en el pasado pueden emitir más en el futuro sobre una base per cápita.

 

Los análisis de los compromisos de reducción de emisiones y las negociaciones anteriores muestran que, como era de esperar, los países tienden a adherirse al principio de asignación que les permite reducir menos las emisiones, en comparación con sus competidores internacionales. Como China e India se han industrializado sólo recientemente, en el pasado emitían menos que la UE y Estados Unidos, pero hoy China emite más que la UE y Estados Unidos juntos en términos absolutos y aproximadamente lo mismo que la UE sobre una base per cápita. 

 

"Ahora, hemos calculado la cantidad que una gran economía tendría que reducir su producción de gases de efecto invernadero si todos los otros países siguieran el esquema de asignación de emisiones que es más favorable para ellos -unos basan su cantidad de reducción en el esquema de la igualdad per cápita y otros incluyendo las emisiones históricas-- y todavía se cumple el límite de 2 grados", dice el co-autor Louise Jeffery, del Instituto Potsdam.

 

"Esto parece menos utópico que una regulación uniforme --señala Jeffery--. Pero se basa en la suposición de que los países económicamente más relevantes participan de una manera u otra y asegura que los esfuerzos globales tienen éxito en limitar el calentamiento a 2°C".

 

EE.UU, UE Y CHINA

 

En este escenario, el objetivo de reducción de las emisiones nacionales de Estados Unidos tendría que ser más o menos del 50 por ciento en lugar del actual entre el 22 y 24 por ciento por debajo de los niveles de 2010 para el año 2030.

 

Por otra parte, el objetivo equivalente para la UE tendría que ser de menos del 60 por ciento en lugar del 27 por ciento por debajo de 2010 (27 por ciento inferior a 2010 es igual al 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990).

 

China también podría tomar la iniciativa, pero más allá de consideraciones políticas, los números ya muestran que esto es poco probable. De hecho, la cuantificación de la promesa china indica la mayor brecha entre un objetivo de liderazgo y un pico actualmente propuesto para el año 2030. Si China quisiera asumir el liderazgo, tendría que reducir las emisiones en un 32 por ciento por debajo de los niveles de 2010 para el año 2030. En un escenario de iguales emisiones acumuladas per cápita, sólo tendría que reducirlas en un 4 por ciento, que aunque parezca poco, sería una contribución más importante.