El calendario escolar de las cinco vacaciones se convierte en una realidad y legitima el debate

Foto: EP

Cantabria se convierte en el pionero de un nuevo modelo de calendario escolar que divide el curso en cinco períodos de dos meses lectivos y una semana de vacaciones; acorta el parón de verano, adelanta el inicio de las clases y retrasa el final. UGT ya lo ha propuesto para Castilla y León.

Hace unas semanas la propuesta de UGT para cambiar el calendario escolar de Castilla y León generó un importante revuelo. El sindicato proponía que dejara de guiarse por los festivos del santoral, pero por encima de todo que se diseñara un calendario "basado en criterios pedagógicos". El fundamento son evaluaciones más cortas, de dos meses, separadas por cinco períodos vacacionales de una semana, adelantar el inicio del curso, retrasar el final y acortar el verano para un resultado con los mismos días de vacaciones y lectivos que ahora, pero distribuidos de otra manera.

 

La propuesta quedó sobre la mesa y no se plantean cambios a un calendario 2016/2017 ya aprobado, pero ahora el debate se presenta legitimado porque una comunidad ya ha dado el paso. Se trata de Cantabria, que ha aprobado el calendario escolar para el próximo curso que incluye ese mismo modelo: una semana de vacaciones cada dos meses lectivos, con lo que se amplían a cuatro las evaluaciones, además de otros cambios. Estas son las diferencias fundamentales entre esta propuesta y el calendario aprobado por la Junta.

 

 

Este calendario, imposible según algunos, se va a ensayar en una Comunidad vecina que hace unas semanas ya anunció que lo estudiaba casi con las mismas fechas y con algunas medidas complementarias, como la apertura de algunos centros escolares y comedores durante los períodos vacacionales, en línea con el programa de apertura de la Junta de Castilla y León. También se reducirá el horario del profesorado, que se amplió con los recortes por la crisis. Además, supondrá el fin de la recuperación en septiembre, que se adelantará a junio, lo que permitirá a los alumnos de Bachillerato competir por plazas universitarias en igualdad e condiciones.

 

 

EL NUEVO CALENDARIO

 

Las fechas que maneja la educación cántabra son básicamente las que plantea UGT para Castilla y León. El curso empezará el 8 de septiembre en los colegios y el 12 en los institutos y finalizará el 23 de junio en los colegios y el 27 en los institutos. UGT propone que los alumnos de Castilla y León empiecen el curso de Infantil y Primaria el 8 de septiembre, mientras la Junta lo ha fijado para el 12 de septiembre; y el final de curso pasaría del 22 de junio que marca la Junta al 23 de junio.

 

En cuanto a las vacaciones, la primera semana de parón será la del 31 de octubre al 6 de noviembre, las vacaciones de Navidad serán del 26 de diciembre al 8 de enero y las de Carnaval, del 23 de febrero al 28; del 17 al 23 de abril se celebrará la Semana Santa. UGT CYL propone cinco intervalos de descanso a lo largo del curso que son, básicamente, los mismos: semana del Otoño del 31 de octubre al 4 de noviembre, Navidad del 26 de diciembre al 5 de enero, Semana Blanca (Carnaval) del 27 de febrero al 3 de marzo, Semana Santa del 10 al 14 de abril y verano los meses de julio y agosto.

 

Según las autoridades cántabras, se trata de un calendario "continuista y beneficioso para el conjunto de la comunidad" educativa, que "racionaliza" los tiempos lectivos, que es fruto del acuerdo entre la comunidad y los sindicatos, que coinciden en que las actuales vacaciones de verano son "excesivamente largas" y se ha decidido empezar "antes" el curso "para una mejor organización" de los centros.

 

 

SOBREPONERSE A LOS RECORTES

 

Este cambio se enmarca en un gran objetivo, el de "ir recuperando las condiciones de calidad que tenía el sistema educativo en 2011", para lo que se requiere "liderazgos en los centros, en lo que estamos trabajando, y condiciones del profesorado para atender a los alumnos", asegura el consejero de Educación de Cantabria, Ramón Ruiz. De hecho, la decisión viene acompañada de otras medidas complementarias. Para atender a los alumnos en los periodos de vacaciones, la Consejería abrirá algunos centros como espacios lúdicos con comedor, que será gratuito para familias con pocos recursos, en línea con la experiencia puesta en marcha el pasado verano.

 

Además, la Mesa Sectorial ha aprobado otro acuerdo que incluye disminuir los horarios lectivos del profesorado de todos los cuerpos docentes. En Educación Secundaria se recuperará el horario del curso 2010-2011 durante el periodo 2016-2017; la referencia para el próximo curso será de 19 horas y en el siguiente se generalizará la reducción horaria a 18 lectivas. A lo largo del primer semestre del curso 2016-2017 se negociará una mejora general del horario lectivo del Cuerpo de Maestros.

 

 

SIN RECUPERACIÓN

 

Además, los cursos acabarán en junio y no habrá pruebas de septiembre para Secundaria, lo que permitirá que en julio se haya ubicado a todos los alumnos y profesores y así adelantar el comienzo del próximo curso escolar. La excepción el próximo curso serán los alumnos de Bachillerato, que mantendrán los exámenes de septiembre, aunque por último año, ya que se erradicarán para el 2017-2018. 

 

El consejero ha explicado que las "conversaciones" con el anterior rector de la Universidad de Cantabria estaban "muy avanzadas" y el nuevo, Ángel Pazos, es "receptivo" a la idea, que supondría "un beneficio para los alumnos" de Cantabria. Actualmente, los que van a la PAU en septiembre tienen "muy pocas posibilidades" respecto a otros compañeros de elegir la carrera que quieren porque las plazas ya están cubiertas.