El Calderón de Valladolid acoge las obras ganadoras y seleccionadas del Certamen de pintura ACOR

Presentación de la muestra en la sala de Exposiciones del Teatro Calderón.

El zamorano Carlos Adeva logra el primer premio con una obra en la que destaca su originalidad, plástica y elegancia estética.

La Sala Municipal de Exposiciones del Teatro Calderón acoge la exposición con las obras ganadoras y seleccionadas del XVI Certamen de Pintura ACOR del que se ha proclamado ganador el zamorano Carlos Adeva.

 

El acto, al que asistieron el alcalde y la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, “se ha convertido en una tradición en esta Sala Municipal durante estas fechas”, destacó el regidor, Óscar Puente, quien también recordó que se trata de “una forma de colaboración de nuestro Ayuntamiento con una de las más importantes empresas de Valladolid”.

 

El alcalde recordó que “el objetivo de este concurso es premiar a la mejor obra de las presentadas, realizadas por artistas nacidos o residentes en Castilla y León, de tema y estilo libres, que no haya sido premiada anteriormente en ningún concurso”.

 

Una bases que ha superado el vencedor, Carlos Adeva, cuando se cumplen 25 años de su carrera como pintor. La obra seleccionada, merecedora del premio de 6.000 euros, ha destacado por su originalidad plástica y elegancia estética.

 

En la convocatoria se han presentado 91 obras, de las que 19 han sido seleccionadas por el jurado experto para su exhibición en la Sala Municipal de Exposiciones del Teatro Calderón de Valladolid.  El jurado de esta edición ha estado compuesto por José Manuel Ciria, hijo de progenitores españoles pero nacido en Manchester, figura central en el panorama de la pintura española de las tres últimas décadas y Adolfo Barnatán, escultor nacido en París aunque residente en España desde hace 35 años y con una dilatada carrera profesional en el mundo del arte, así como Francisco de la Plaza, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid.

 

En cuanto al autor ganador de este año, él mismo reconocía la ilusión que le ha hecho saberse vencedor con su obra DESaTINO ya que, “preparo a conciencia el certamen y lo considero una recompensa a tantos años de profesión”. El cuadro representa una leyenda oriental según la cual las personas destinadas a conocerse tienen un hilo rojo que siempre permanece atado entre ellas, a pesar del tiempo y la distancia.

 

Tanto la obra premiada, como el resto de obras seleccionadas se pueden visitar en la Sala de Exposiciones del Teatro Calderón de Valladolid hasta el 6 de enero de 2016.