“El café es como el vino, hay que conocer sus aromas y sabores”

Rafael Guerrero, camarero de la cafetería de Noche y Día de Valladolid, se ha proclamado mejor praparador de cafés de Castilla y León. El colombiano nos cuenta qué requisitos hay que cumplir para servir un buen café.

Tomarse un café es un placer. Una actividad cotidiana que realizamos solos o en compañía, leyendo el periódico, disfrutando de una charla o simplemente distraídos en la barra de un bar. Pero ¿es tan sencillo tomarse un buen café? La respuesta rotunda es no. Al menos para el camarero Rafael Guerrero, de la cafetería Noche y Día del vallisoletano Paseo de Zorrilla, que el pasado jueves se convertía en el mejor preparador de cafés de Castilla y León, imponiéndose en el campeonato regional celebrado en Medina del Campo.

 

“Preparar un buen café es complicado. Depende de la materia prima, del punto de molienda y la limpieza de la cafetera, así como un sinfín de parámetros”, dice Rafael Guerrero quien, no obstante, pone por delante una única fórmula: “hacerlo con amor”. Proviene de la tierra del buen café por excelencia, Colombia; aunque ha desarrollado toda su carrera profesional en los últimos diez años en Valladolid.

 

Rafael Guerrero se ha alzado por segunda vez consecutiva con el título regional y en el próximo mes de octubre disputará el campeonato de España en Barcelona. “Hay mucho nivel y tendré que ensayar mucho”. Gran parte de las tardes, cuando Rafael acaba su jornada laboral coge su bicicleta y se planta en Santovenia de Pisuerga, en la nave de Cafés Dromedario que apadrina al camarero en el concurso, para estar al menos dos horas preparando café.

 

La materia prima es fundamental. A Rafael Guerrero el gusta el café etíope, también el peruano o guatemalteco, sin olvidarse de los excelentes cafés de su país. “Es como el vino, hay que estudiar los matices, los aromas y los sabores”. Durante el concurso está obligado a preparar cuatro expresos, dos capuchinos, dos combinados sin alcohol en base a café y otros dos que sí contengan bebida alcohólica.

 

Cuatro especialistas conforman un jurado que valorarán muchos aspectos: el punto de molienda, el extracto del café, la limpieza, en definitiva como dice el campeón regional “un todo”.  Detrás de la barra de la cafetería Día y Noche, Rafael Guerrero demuestra a sus clientes que tomarse un gran café en un bar es posible.

 

Y lo hace con hechos: es importante moler bien el grano, limpiar el depósito de la cafetera donde se deposita el café, “algo que el 99% de los camareros no hacen, con lo que estan dejando restos del anterior servicio”. También es necesario dejar correr el agua unos segundos y, por supuesto, servir adecuadamente. Si lo quieren comprobar in situ, pregunten por Rafael Guerrero, el mejor preparador de café de Castilla y León y seguramente, como ya ocurriera el pasado año, en el top 5 de España.