El buen tiempo se mantendrá hasta el Viernes Santo, con calor y chubascos muy ocasionales

Procesión de Semana Santa.

El tiempo estable permanecerá en la mayor parte del país hasta el Viernes Santo, aunque la inestabilidad existente por el oeste provocará chubascos y tormentas en el interior peninsular, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado que este lunes habrá cielos poco nubosos y no se esperan precipitaciones durante la mayor parte del día en casi todo el país, aunque las nubes de evolución podría dejar chubascos y tormentas en puntos del oeste, como el suroeste de Castilla y León o el norte de Extremadura. Las temperaturas subirán este lunes en la mayor parte de la Península excepto en el sur y en el este, donde permanecerán iguales. "Son temperaturas superiores a la media, aunque son normales", ha explicado Casals, que ha añadido que el viento soplará moderado a fuerte en el Estrecho.

 

Además, ha dicho que el Martes Santo continuará un tiempo de cielos, en general poco nubosos, excepto en el cuadrante noroeste, donde por la tarde se prevé que se forme nubosidad de evolución que de lugar a chubascos y tormentas en el interior de Galicia, noroeste de Castilla y León, cordillera Cantábrica, sistema Ibérico y este del sistema Central. "Son tormentas y chubascos que se forman en un punto concreto y que, puede que a diez kilómetros de distancia no se produzcan, por lo que es difícil precisar su ubicación", ha comentado.

 

En el resto del país predominarán los cielos poco nubosos, y podría haber nubes de evolución, aunque serán menos probables los chubascos y tormentas. En el área mediterránea y extremo suroeste no se espera precipitación alguna. En Canarias podría haber algún chubasco débil en el norte de las islas y, por la tarde, en el interior del archipiélago.

 

Respecto a las temperaturas, la portavoz espera que suban de forma ligera a moderada en el Cantábrico oriental y oeste de Pirineos; ligeramente en el valle del Ebro, Cataluña y Levante, y que se mantengan en valores similares en el resto del país o quizá bajen un poco en el extremo oeste de Galicia que, por otra parte es donde este lunes experimentarán un ascenso más acusado. El viento seguirá soplando de Levante moderado en el Estrecho y litoral andaluz.

 

Sobre el Miércoles y Jueves Santo, con carácter general se espera un tiempo "bastante estable" con cielos poco nubosos al principio del día, aunque la nubosidad de evolución diurna afectará a los sistemas montañosos del noroeste peninsular. En esas zonas podría haber chubascos débiles por la tarde y tormentas dispersas, también en el sur de Galicia, cordillera cantábrica y norte del sistema Ibérico. En Baleares se prevén cielos poco nubosos y podría haber algún chubasco débil en el interior de las islas occidentales de Canarias.

 

 

Casals ha añadido que el Jueves Santo habrá cielos poco nubosos en Baleares y en el resto de la Península y que se esperan intervalos nubosos en las cordilleras Cantábrica, Sistema Central e Ibérico y Pirineos y que, al igual que el Miércoles Santo podría haber alguna tormenta ocasional en esas zonas. Asimismo, ha precisado que a partir del jueves crece la incertidumbre en el pronóstico debido a que hay una baja presión situada al oeste de la Península y otra en el noreste y que ambas quieren entrar y extrangular la dorsal actual que prevalece. De este modo, cree como "probable" que el Viernes Santo esta borrasca no haya podido entrar en la Península, aunque "hay algo de incertidumbre".

 

Por ello, ha indicado que el Viernes Santo podría entrar algo de aire atlántico por Galicia y serán probables las precipitaciones débiles en el Cantábrico oriental, Pirineos, Galicia. "La probabilidad de precipitaciones para el Viernes Santo no es alta. Los distintos modelos no dan grandes probabilidades de lluvia, pero si llueve será en Pirineos o en el área cantábrica. En todo caso, podría haber precipitaciones en el tercio norte peninsular. La nubosidad podría ampliarse a la mitad norte y centro peninsular aunque menor riesgo de precipitaciones", ha explicado.

 

En este contexto, ha apuntado que el Jueves y el Viernes Santo hará "bastante calor", con termómetros que llegarán a los 28 grados centígrados e incluso a 30 grados centígrados en algunos puntos de Sevilla, Badajoz, Córdoba, Cáceres, Toledo o Ciudad Real y hasta 24 o 26 grados en el centro de Castilla y León.

 

El sábado Santo no caerán en Castilla y León, donde permanecerán sin cambios, aunque el domingo descenderán moderadamente, y no pasarán de 16 a 18 grados centígrados en esa comunidad, y los descensos serán notables en algunas áreas de Cáceres y Andalucía. De cara al Sábado Santo, ha dicho que aumentará la probabilidad, pero también hay incertidumbre, de que se inestabilice parte de la Península y Baleares. Habrá más probabilidad que el viernes de que pueda haber precipitaciones en el tercio norte y zonas de montaña de la mitad norte y no se pueden descartar en otras áreas.

 

Sobre el Domingo de Resurrección, ha indicado que se inestabilizará la atmósfera sobre la Península y Baleares y que serán probables las precipitaciones, que serán más frecuentes en la vertiente atlántica, cantábrica y Pirineos y donde se producirán con menor probabilidad es en el sureste y Baleares. "Casi podría llover en cualquier punto menos en extremo sureste", ha añadido.

 

Además, el sábado Santo descenderán las temperaturas, sobre todo en Cataluña, Pirineos de Huesca y Galicia, y el Domingo de Pascua en el este de Castilla y León y Extremadura. Finalmente, Casals estima que el Lunes de Pascua, festivo en algunas comunidades autónomas, la inestabilidad y las lluvias serán generalizadas, sobre todo en la vertiente atlántica y Cantábrica y las temperaturas estarán sin cambios.