El BSR Valladolid se despide de la Liga con una última victoria en casa (71-53)

TRIBUNA

El Clínicas Rincón Amivel puso contra las cuerdas a los vallisoletanos, hasta que en los diez minutos finales éstos desplegaron todas sus armas.

Fundación Grupo Norte – Ent. José Antonio de Castro

Prieto (10), Soria (12), Pérez (0), López (8), Jasso (18)  –cinco inicial- Bártolo (2), Robles (8), Lavandeira (0), Dor Onn (11),  Sánchez (2).

 

Clínicas Rincón Amivel – Ent. Francisco José Aguilar

Ruiz (0), Calderón (22), Romero (15), Mora (7), Laikniz (3) –cinco inicial- Ocasio (4), López (0), Rosas (0) y De Sousa (2).

 

POLIDEPORTIVO: Pabellón Pilar Fernández Valderrama, Valladolid.

EXPULSADO: No hubo eliminados

ÁRBITROS: Izquierdo, De la Fuente y Alfaro.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la octava jornada de la fase por el título. Durante el descanso, el Fundación Grupo Norte rindió un emotivo homenaje a Luismi Sánchez, jugador del equipo durante 21 temporadas, que se despide de la práctica deportiva.

El BSR Valladolid se ha despedido de la división de honor de baloncesto en silla de ruedas con una última victoria, labrada en el último cuarto, ante un peleón Clínicas Rincón Amivel que puso contra las cuerdas a los vallisoletanos, hasta que en los diez minutos finales, éstos desplegaron todas sus armas para terminar de controlar el partido y hacerse con el triunfo.

 

Ya en el partido de ida los malagueños demostraron ser un equipo luchador, que no da un balón por perdido y también hoy lo han hecho, gracias sobre todo a la calidad de Calderón y Romero, que causaron estragos en la defensa local. Y, si bien los de José Antonio de Castro tomaron las riendas del juego, de un 17-10 se pasó al 19-17 con el que finalizó el primer cuarto, ya que el cuadro local se las vio y se las deseó para frenar a los jugadores franquicia del Clínicas Rincón.

 

En el segundo cuarto se repitió el mismo esquema: con un BSR Valladolid que comenzó muy fuerte, lo que le permitió conseguir una renta de nueve puntos (30-21), pero que se fue diluyendo para dar alas a su rival, sobre todo a un Romero muy acertado desde la línea exterior, que mantuvo a su equipo en el partido, ya que al descanso la renta se redujo a cinco puntos (30-25).

 

Tras la reanudación, el conjunto vallisoletano trató de romper el partido y, merced a una buena defensa y a la organización en ataque, volvió a ampliar su ventaja (40-31), que en este caso tampoco supo conservar, ya que bajó de manera notable el listón en su zona lo que, unido a la aportación de Mora en el juego interior para los malagueños, hizo que éstos volvieran a recortar diferencias con un parcial de 3-11 que dejaba el marcador en 43-42. Una última canasta de Jasso ponía el 45-42 con el que se puso fin al tercer cuarto.  

 

El último tiempo se presentaba como una incógnita, pero el BSR Valladolid no estaba dispuesto a ceder ya ni un ápice y, con una salida en tromba, sorprendió a los andaluces con un parcial de 12-2 que ya suponían trece puntos de renta (57-44). Aunque Aguilar pidió un tiempo muerto para tratar de reconducir la situación, el Clínicas Rincón ya nada pudo hacer para frenar el empuje local, que se mantuvo hasta el definitivo 71-53. Un marcador muy abultado que no refleja la igualdad que se vivió en el encuentro y que supone la séptima victoria de los vallisoletanos en la fase por el título, una gran hazaña que, sin embargo, no pudo culminar con el acceso a la Final Four, pero que demuestra el estupendo trabajo realizado por una plantilla que ha ido de menos a más durante la temporada.

 

También este triunfo ha servido para rendir homenaje a Luismi Sánchez, al que se le entregó un ramo de flores durante el descanso, que deja la práctica deportiva tras 21 temporadas compitiendo en el conjunto vallisoletano. Y por supuesto, como test de cara a la próxima Copa de Europa Andrè Vergauwen, de la que el BSR Valladolid es anfitrión, y que se disputará en el pabellón Pisuerga del 22 al 24 de abril.