El británico fallecido en Macedonia habría muerto por el alcohol y no por el ébola

Los médicos de Macedonia que han analizado al británico fallecido el jueves en la capital, Skopje, han encontrado "serios indicios" que vinculan su muerte con el alcohol, lo que en principio permitiría descartar que se trata de un caso de ébola.

Un portavoz de las autoridades sanitarias ha explicado a Reuters que el paciente sufría fiebres, vómitos y hemorragias internas, por lo que los médicos lo consideraron un posible caso de fiebre hemorrágica. "En el momento en que lo sospecharon, (los médicos) alertaron a los supervisores, que aislaron el cuerpo", ha explicado.

 

Aunque no se ha podido realizar ninguna autopsia, los expertos han recabado "serios indicios" que confirmarían el consumo de "grandes cantidades del alcohol", por lo que ha cobrado peso la teoría de la intoxicación etílica. Otro británico que viajaba con este hombre y citado por el periódico 'Telegraf' ha admitido que su amigo "bebió, pero no más que otros".

 

Entretanto, el hotel donde se alojaba el fallecido continuaba este viernes custodiado por la Policía, aunque ya no quedan dentro ninguna de las 25 personas que permanecían en cuarentena. Otras diez se encuentran aisladas en el hospital, incluido el equipo de la ambulancia que transportó al enfermo.