El BM Atlético Valladolid escapa de El Pandero con un glorioso empate (30-30)

Los dos equipos pudieron ganar en un partido eléctrico, pero finalmente tanto los vallisoletanos como el ARS Palma del Río dieron por bueno el punto.

FICHA TÉCNICA

 

30 - ARSNogales, Tabarez, Da Silva (5), Gago, Corrales (2), Morales (6) y Domínguez -siete inicial-, Moyano, Texeira, Junio (5), Moreno (1), Castro (5), Cruz (5), Morgan (1) y Jiménez.

 

30 - AtléticoRey Gutiérrez, Grossi (5), Lacasa, Turrado, De la Rubia (5), Daniel Pérez (3) y Fernando Hernández (9) -siete inicial-, César, Vallejo, Ávila (1), Roberto Pérez (4), Viskovich (2), Quintanilla, Álvarez y Egea (1).

 

MARCADOR3-4, 5-5, 8-7, 11-8, 13-10, 16-15, 17-17, 20-21, 21-22, 26-25, 27-29 y 30-30.

 

ÁRBITROSVicente Peris (Andalucía) y Héctor Fraile (Valencia). Expulsaron al local Cruz.

Buenas noticias para el BM Atlético Valladolid que sigue confirmando buenas sensaciones tras arrancar un empate en la complicada pista de El Pandera, merced de un 30-30 que el ARS Palma de Río no dejó fácil en ningún momento. Cualquiera de los dos equipos pudo terminar por llevarse el triunfo, pero lo igualado de la contienda hizo bueno el punto para ambos.

 

La primera parte fue realmente eléctrica, con momentos en los que el balonmano que pudo verse sobre la pista fue más que digno de una categoría superior. Ambos entrenadores optaron de inicio po una defensa 6-0, que no impidió que el marcador se disparase, sobre todo para los locales, que hacían sufrir al entramado vallisoletano.

 

Quedaban algo más de tres minutos para el descanso cuando Nacho González pidió tiempo muerto con 15-11 en el marcador. A partir de ahí cambió todo. Los visitantes supieron rehacerse por medio de Viscovich y con la presencia de su eterno capitán, Fernando Hernández, para conseguir igualar la contienda.

 

La segunda parte tuvo menos ritmo, pero fue más de lo mismo. Un choque de poder a poder en el que BM Atlético Valladolid y ARS buscaron con ahínco la victoria, sin encontrarla ninguno de los dos. Ni siquiera la última oportunidad en la postrera jugada del partido, a cargo de los locales, sirvió para desnivelar un marcador. Y es que los vallisoletanos se habían ganado el punto, que les mantiene en la zona noble de la tabla.