El BM Atlético se impone al Academia Octavio y vuela directo hacia el play off (31-23)

El capitan, Fernando Hernández, se eleva para realizar un disparo a puerta. A.MINGUEZA
Ver album

Los de Nacho González fueron por delante durante todo el partido y no sufrieron en ningún momento para llevarse la victoria. Filip Källman debutó con la camiseta azul.

FICHA TÉCNICA:

 

31- ATLÉTICO VALLADOLID: Rey (p), Grossi (6, 1p), De la Rubia (6, 3p), Fernando Hernández (4), Rasero (1), Roberto Pérez (3) y Viscovich (3) -Siete inicial- También jugaron: César (p.s.), Lacasa (1), Turrado (-), Dani Pérez (2), Källman (3), Ávila (1), Quintanilla (-), Raúl Álvarez (-) y Egea (2).

 

23- ACADEMIA OCTAVIO: Lloria (p), Conde (-), Hermida (4), Corcera (3), Duarte (-), Víctor León (-) y Figueirido (6) -Siete inicial- También jugaron: Sedano (5, 2p), Silva (3, 1p), Bernardez (1) y Diogo (1).

 

Parciales: 3-1, 3-3, 6-5, 10-6, 12-9, 16-14 -Descanso- 19-16, 21-17, 23-19, 25-20, 28-22 y 31-23 -Final-.

 

Árbitros: García Sánchez (Andalucía) y Vinagre Vázquez (Extremadura). Excluyeron dos minutos a De la Rubia, Roberto, Ávila y al entrenador Nacho González, por parte del Atlético Valladolid, y a Víctor León (2), Sedano, Silva y Conde, por parte del Academia Octavio. 

 

Incidencias: Partido correspondiente a la 27 jornada de la División de Honor Plata, celebrado en el polideportivo Huerta del Rey de Valladolid ante, aproximadamente, 1.200 espectadores. En los prolegómenos del partido se realizó un homenaje en memoria del fallecido ex jugador de baloncesto Lalo García.

Vía libre del BM Atlético Valladolid para el play off de ascenso a la Asobal, toda vez que los de Nacho González han conseguido pasar por encima del Academia Octavio Vigo en la noche de este sábado por 31-23. Por desgracia, habrá que esperar al menos una jornada más para terminar de confirmar que los de Nacho González estarán en la pelea por el ascenso, toda vez que las cábalas matemáticas necesarias no se dieron.

 

Y eso que, pese a lo contundencia final del marcador, el encuentro estuvo marcado por una igualdad inicial, como si el sentido homenaje a Lalo García, familia incluida, hubiera dejado fríos a los jugadores e incluso a la afición, como inconsciente de que era una oportunidad única para tratar de dejar sentenciado el play off a falta de nada menos que tres jornadas. Pero poco a poco la lógica terminó por imponerse y el Balonmano Atlético a abrir brecha. Y no sería por los árbitros, con una más que discutible exclusión de Roberto Pérez que, por suerte, a la postre se quedó en nada. De hecho fue justo en ese momento cuando los azules tomaron ventaja.

 

La cuestión es que mediada la primera mitad los de Nacho González comenzaron a asentarse sobre el campo y a machacar a Lloria, que poco podía hacer, a tantos. Cabe destacar la contundencia del ataque pucelano, comandado por un imperial Grossi que convertía en gol todo lo que tocaba. Poco quedaba de aquel Academia Octavio que había ganado a domicilio a colosos como Teucro y Nava.

 

Y en esas que se acercaba el descanso, con un relativamente tranquilo 13-9 en el marcador en el minuto 25, cuando Nacho González decidió dar una vuelta de tuerca. Dentro Filip Källman. El lateral izquierdo es una de las esperanzas del conjunto vallisoletano en esta recta final de campeonato, y si bien es cierto que no firmó un gran encuentro, sí dejó algún detalle interesante para la galería haciendo ver que se puede contar con él.

 

En la segunda parte el guion no fue muy diferente. Un conjunto local consciente de que tenía más que perder si se despistaba ante un visitante que se mostraba insulso en ataque, con arranques puntales, y más o menos serio en defensa.

 

Finalmente Fernando Hernández, quién si no, se echó el equipo una vez más al equipo a las espaldas para terminar de marcar diferencias en lo que fue un final tranquilo, quizá lejos de lo que podía esperarse. Los azules hicieron daño, perforaron, y dejaron el marcador en un contundente 31-23. El sueño del ascenso está más vivo que nunca.