El Blancos de Rueda se apaga en Zaragoza y la permanencia tendrá que esperar

Todavía no. El Blancos de Rueda cayó con claridad en Zaragoza ante el CAI (99-86) y el sueño de la permanencia todavía no llega a la espera de lo que puedan hacer sus rivales directos en la jornada que abrió el partido en tierras aragonesas con malas sensaciones para los vallisoletanos.

El CAI Zaragoza sumó su cuarto triunfo consecutivo ante Blancos de Rueda Valladolid y dio un nuevo paso adelante para seguir peleando por una cuarta plaza en la primera fase de la competición que al inicio de la Liga Endesa parecía impensable.


El conjunto zaragozano, que arrancó el encuentro sin contar por problemas físicos con Damjan Rudez y Albert Fontet, combinó momentos de juego brillante y efectivo con otros en los que fallaba en exceso y daba demasiadas facilidades a un rival que en ningún momento del partido, a pesar de estar hasta veintiséis puntos por debajo (67-41).
 

El desconcierto y los continuos errores marcaron los primeros diez minutos del conjunto zaragozano que permitió a los vallisoletanos ponerse por delante en el marcador con Román Montáñez como protagonista anotando la mitad de los puntos de su equipo.
 

 

La buena lectura que hacían en la línea de pase los maños en el ataque de su rival eran incapaces de hacerlo efectivo en sus acciones sobre el aro rival con porcentaje de acierto bajísimo, con una canasta cada tres intentos.

 

El despiste y la falta de efectividad de los hombres de José Luis Abós todavía se prolongó minuto y medio más en el comienzo del segundo cuarto.

 

Un triple de Pedro Llompart cuando los vallisoletanos habían alcanzado su máxima ventaja (14-22) marcó el despertar local. Todo en lo que habían fallado hasta ese momento empezaron a traducirlo en aciertos, sobre todo desde la línea de triples desde donde únicamente fallaron uno de sus nueve intentos.

 

A los vallisoletanos nos les sirvió mantener la velocidad de crucero ante la tremenda aceleración que habían imprimido los rojillos que con un parcial de 21-5 abrieron brecha en el marcador y empezaron a moverse con comodidad en la barrera de los diez puntos.

 

Aunque los primeros instantes del tercer cuarto recordaron al comienzo del choque, los maños vivieron sus minutos de excelencia hasta el minuto 5 cuando anotaron un parcial de 19-2 para alcanzar la máxima diferencia y que parecía dejar sentenciado el choque.

 

Los hombres de Roberto González mantuvieron la intensidad y fueron capaces de reducir la diferencia hasta los diez puntos y afrontar el último cuarto todavía con opciones de hacer saltar la sorpresa.

 

El relevo en el acierto lo tomó en el comienzo del último cuarto Michael Roll anotando los once primeros puntos de su equipo, sin que peligrase la decimoctava victoria maña. La única incertidumbre fue ver si serían capaces de superar por primera vez en la temporada el centenar de puntos, pero se quedaron a uno.

 

99 - CAI Zaragoza (14+34+26+25): Van Rossom (10), Toppert (3), Roll (20), Aguilar (2) y Norel (22) -cinco inicial- Stefansson (16), Llompart (17), Jones (7), Adrián García (2), Marín y Dobos.

 

86 - Blancos de Rueda Valladolid (18+21+25+22): Montáñez (22), Grimau (12), Cizauskas (1), Martín (8) y Sinanovic (8) -cinco inicial- Humphrey (2), O'Leary (17), Porta (14), Izquierdo y Navarro (2).
 

 

Árbitros: García Ortiz, Bultó y Planells. No excluyeron a ningún jugador.

 

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 30 de la Liga Endesa disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 8.100 espectadores.