El BCE rebaja los tipos a un nuevo mínimo histórico del 0,5%

Los analistas creen que la caída de la inflación y los últimos datos macroeconómicos favorecen un recorte de un cuarto de punto. 

 

 

 

El Consejo de Gobierno Banco Central Europeo (BCE) celebra su reunión del mes de mayo con el mercado pendiente de una prácticamente descontada rebaja de un cuarto punto de los tipos de interés, hasta un nuevo mínimo histórico del 0,5%, que de no producirse corre el riesgo de provocar una decepción en los mercados.

 

La estratega de mercado de IG Soledad Pellón señala que todo apunta a que la rebaja de tipos será este mismo mes de mayo, y asegura que ahora mismo no hay ningún motivo para que el BCE decida no mover los tipos a la baja, sabiendo que esto provocaría una decepción de los mercados y que en ningún casi sería malo para la inflación, que en abril se moderó al 1,2% en la eurozona.

 

Así, subraya que el BCE ya no tiene la excusa de la inflación y que un recorte sería en parte positivo, ya que el peligro ahora quizás no es la superinflación, sino la deflación. Además, cree que las voces en contra de la rebaja que surgen de Alemania no son un "impedimento muy fuerte", porque ya no son todas al unísono.

 

Desde Inversis, Marian Fernández señala que, aunque ya dejó la puerta abierta a la rebaja en la reunión de abril, los últimos datos macroeconómicos, en particular los de Alemania, han acelerado el proceso y es probable que el recorte de un cuarto punto previsto inicialmente para junio se haga en mayo. Además, apunta podría dar alguna pista sobre una nueva rebaja de tipos en el futuro si la situación empeora.

 

Los analistas de Renta 4 también creen que las probabilidades de una rebaja han aumentado "de forma significativa" ante el "creciente deterioro de la economía europea", especialmente teniendo en cuenta que no existen presiones sobre los precios. "Aunque el impacto de una bajada de tipos es limitada, sería una señal de apoyo de las autoridades monetarias europeas", asegura.

 

RIESGO DE DECEPCIONAR

 

Sin embargo, advierten del existe el riesgo de que el BCE "podría decepcionar" en su reunión de hoy si no baja los tipos de interés o si sólo baja los tipos, sin anunciar nuevas medidas, como, por ejemplo, apoyo a la financiación de Pymes.

 

En esta línea, Soledad Pellón añade, en declaraciones a Europa Press, que parte de la bajada de las primas de riesgo y de la subida de las bolsas en Europa se debe precisamente a que se espera que el BCE "mueva ficha". "Cualquier otra cosa que no sea eso sería un decepción", aseguró Pellón.

 

Por el contrario, la analista de Selfbank, Victoria Torre, considera que, aunque alrededor de un 60% de los expertos esperaba una bajada de tipos en esta reunión debido a la debilidad de los últimos datos macroeconómicos, ellos no lo tienen tan claro, porque sería ir "justamente en contra" de lo que opina Alemania, que cree que con unos tipos tan bajos se están sentando los precedentes para una espiral inflacionista a medio plazo.

 

Por esto, se inclina ligeramente por la opción de que el BCE tal vez espere una reunión más para ver si continúan estos datos que muestran una mayor debilidad antes de tomar una decisión. Sin embargo, admitió que si la institución no toma ninguna medida podría ser uno de las factores que diera "un poco al traste" con la alegría de las bolsas de los últimos días.

 

MEDIDA DE APOYO A LAS PYMES

 

Por otro lado, en Renta 4 apuntan que sería "especialmente positivo" que se considerase alguna medida para reactivar el crédito a pymes, aunque la formula que podría tener este programa se desconoce. Sin embargo, sí descartan que se repliquen fórmulas como la aplicada por el Banco de Inglaterra, que redujo los tipos aplicados en las operaciones de inyección de liquidez a las entidades a cambio de que concediesen préstamo a Pymes.

 

Sin embargo, la estratega de mercados de IG cree que el apoyo del crédito a las pymes depende más de los propios países que del BCE, ya que la institución tiene "pocos medidas que puedan satisfacer los intereses de Alemania y que puedan facilitar los intereses a las pymes pero sin entrar en medidas no convencionales".

 

Por su parte, Victoria Torre apunta que en Inversis piensan que "tal vez el siguiente conejo que se pueda sacar de la chistera el BCE vaya en este sentido". Entre las opciones que tiene el BCE es que probar la adquisición de otros tipos de activos diferentes a la deuda soberana o de poner la facilidad de depósitos en nivel negativo para obligarlos a prestar el dinero. Sin embargo, admite que se puede encontrar con la oposición de Alemania a estas medidas con las elecciones a la vuelta de la esquina.  

 

Para Marián Fernández, el BCE podría flexibilizar la normativa de los colaterales para obtener de financiación del BCE utilizando como garantía la deuda de las empresas, aceptando más tipos de pasivos o relajando la tasa de descuente aplicada. Sin embargo, ve más difícil que el BCE siga la línea del Banco de Inglaterra y compre directamente activos de pymes y no cree que puede presentar más que un esquema de trabajo a largo plazo sobre otras medidas.