El Barcelona recibe al Elche envuelto en dudas y polémicas

Messi

El Barça espera encontrar en el equipo de Fran Escribá un balón de oxígeno que desvíe el complicado momento institucional que atraviesa la entidad culé.

En el Camp Nou, a las 22 horas se dará inicio al último de los partidos de ida de los octavos de Copa del Rey. El FC Barcelona, que quiere ganar y con buen juego para olvidar el tropiezo en Anoeta ante la Real Sociedad (1-0), y de paso apaciguar unos caldeados ánimos, recibe al Elche en un partido complicado por el malestar del entorno y porque los ilicitanos necesitan una victoria como agua de mayo.



Los de Fran Escribá quieren dejar abierta la eliminatoria, y volver a Elche con opciones de pugnar por ese billete a los cuartos. Son últimos en la Liga, con solo 11 puntos en 17 jornadas, pero recuperaron algo del buen juego anhelado en el empate contra el Villarreal. Un punto de mérito por tratarse el Villarreal de uno de los equipos que mejor están jugando esta temporada y, sobre todo, por el mal inicio de partido.



Los goles de Vietto, una de las revelaciones en lo que va de campeonato, y del veterano Uche pusieron al 'Submarino amarillo' por delante en el Martínez Valero en 17 minutos, pero los tantos también en la primera parte de Jonathas y Víctor dieron el punto a un Elche que buscó el triunfo pero que finalmente pareció dar por bueno ese empate.



En el Camp Nou habrá cambios, incluso podría jugar algún canterano del Elche Ilicitano, y es que la prioridad parece ser salvarse en la Liga, aunque sin descartar la Copa como aseguró el técnico. En el Barça, por contra, necesitan ganar para resarcirse del 1-0 encajado en Anoeta con un gol en propia puerta de Jordi Alba en el primer minuto de juego, que lastró a un equipo incapaz de darle la vuelta al marcador.



Discutido Luis Enrique en el banquillo, con muchas noticias y rumores que apuntan a una mala relación del asturiano con la gran estrella del equipo, Leo Messi, la situación fuera de los terrenos de juego tampoco es buena. El lunes fue destituido el hasta ahora director deportivo del equipo, Andoni Zubizarreta, por parte del presidente, Josep Maria Bartomeu, y se vio también la dimisión del ayudante del exportero del 'Dream Team', el capitán de la pasada temporada Carles Puyol.



Tras una jornada previa al partido marcada por las ruedas de prensa de Luis Enrique y del propio Bartomeu, con muchos temas pendientes, el equipo quiere ganar para calmar los ánimos. Con Leo Messi ya sin la 'polémica' gastroenteritis, pese a que habrá rotaciones a buen seguro, se buscará volver a ganar a un Elche que encajó un 3-0 en el debut en la Liga de esta temporada, con dos goles precisamente de Messi y uno de Munir que supuso el estreno goleador del canterano en partido oficial con el primer equipo.



Preguntado por el Elche y el partido de ida de los octavos de final, Luis Enrique aseguró que será complicado. "Del Elche me preocupa que llega un partido con todo lo que nos rodea, y la incertidumbre de no saber qué jugadores van a jugar del rival y también el estado de mis jugadores, no será un partido fácil porque la situación en la que estamos no es agradable", reconoció el asturiano.



DERBI ANDALUZ ENTRE GRANADA Y SEVILLA

A las 20.00 horas, en el nuevo Los Cármenes de Granada, el equipo granadino recibe a un Sevilla inspirado que sigue cerca de la cabeza en la Liga, donde está jugando bien, que quiere seguir vivo en esta Copa y sin complicaciones de cara a la competición doméstica, lo que pasa por hacer un buen partido de ida y poder confirmar en casa el pase a los cuartos de final.



El Sevilla, donde Unai Emery puede hacer rotaciones, visita a un Granada en horas bajas y que no parece poder levantar cabeza en la Liga. Por ello, la Copa puede ser vista como un bálsamo en el que coger aire y confianza. La derrota en Córdoba, en otro duelo andaluz de vital importancia para la Liga, ahondó en la herida nazarí y obliga a los de Joaquín Caparrós a cambiar de chip cuanto antes.



Ahora son penúltimos en la tabla justo por debajo del Córdoba, con 13 puntos y uno menos que sus últimos verdugos. Por contra, el Sevilla es quinto, a cinco puntos del Barça y el Atlético de Madrid y a seis, de momento, del Madrid. Pero en la Copa todo cambia, y en Granada quieren ir al Sánchez Pizjuán con un resultado que les permita seguir vivos y soñando con ir a los cuartos.



En el Sevilla no estarán ni Beto, Carriço, Tremoulinas ni Bacca, en una decisión que Emery catalogó de necesaria para recuperar a estos jugadores de importancia en sus esquemas. "Pero no es descanso, queremos que trabajen de forma diferente", argumentó en la previa, mientras que Caparrós aseguró estar seguro de poder cambiar las cosas pensando siempre en el bienestar de la afición del Granada.