El Barça se gana la victoria ante un combativo Bayern

El Barça se gana la victoria ante un combativo Bayern

Los de Pesic, ovacionado por el Palau, hicieron sudar a los blaugranas hasta el final.

 

FICHA TÉCNICA


FC BARCELONA: Huertas (5), Navarro (12), Thomas (2), Doellman (16), Tomic (15) --cinco inicial--; Abrines (7), Pleiss (2), Oleson (15), Nachbar (9).

FC BAYERN MÚNICH: Gavel (4), Djedovic (19), Savanovic (10), Benzing (4), Bryant (16) --cinco inicial--; Schaffartzik (10), Micic (6), Staiger (12), Stimac (-), Jagla (-).

PARCIALES: 19-19, 25-24, 18-16 y 21-22.

ÁRBITROS: Sahin (ITA), Viator (FRA) y Papapetrou (GRE). Sin eliminados.

PABELLÓN: Palau Blaugrana, 5.229 espectadores.

El FC Barcelona ha ganado al FC Bayern Múnich (83-81) en la primera jornada de la Fase Regular de la Euroliga en un partido muy igualado en el que los blaugranas tuvieron que pelear de lo lindo hasta el último segundo para retener el triunfo y empezar con buen pie esta complicada fase, por el nivel del grupo, y es que los de Pesic, ovacionado al inicio, se mostraron como un equipo a tener en cuenta.

Para ser el partido inaugural para ambos, fue de gran nivel. Nada de tranquilidad ni bostezos, nada de equipos desconocidos para empezar; un Barça-Bayern de altos vuelos. Estuvo igualado, con intensidad, con buen baloncesto y emoción hasta el final. A falta de 6 segundos el marcador tenía un ajustado 81-78 para el Barça, aunque el capitán Juan Carlos Navarro evitó ataques cardíacos en la línea de tiros libres.

Ganó el Barça, y se trabajó la victoria. Sudaron y lucharon hasta el final, porque de lo contrario la victoria hubiera sido para un Bayern que presentó en Barcelona candidatura para pasar al 'Top 16' en un grupo de la muerte que parece confirmar serlo ya de inicio. De hecho, con 83-78 con los tiros libres de la 'Bomba', Schaffartzik todavía ajustó el marcador con su triple hasta el 83-81 final. De lujo.

El Bayern plantó cara de la buena, se mantuvo firme en el Palau y no sucumbió en su amenazadora visita. Los blaugranas dominaron buena parte del partido, pero no consiguieron descolgar al equipo bávaro pese al ritmo que intentaba poner Pascual desde la banda. El técnico blaugrana, consciente de la dificultad de abrir la Euroliga en casa, apretó a los suyos sin cesar y celebró el triunfo final.

Y eso que se fue visiblemente molesto al descanso, con un escueto 44-43 para los suyos. Pese a un buen porcentaje inicial en triples, el acierto se fue esfumando a la par que Lucca Staiger o John Bryant calentaban sus muñecas. El Bayern creía cada vez más en sus opciones, en poder sacar algo positivo, y jugaron con los nervios de un Barça falto de batuta.

Sin el lesionado Satoransky, el único base puro que tiene ahora Pascual es Marcelinho Huertas, y cuando el brasileño descansa el equipo lo paga. Ni Oleson ni Navarro cumplen la función de '1' con asiduidad y hacen daño como escoltas, y lo reciben como bases. Se fueron alternando, con buenas actuaciones individuales pero sin organizar a sus compañeros, aunque lo remediaron con creces con otras aportaciones.

Navarro tuvo sus momento de magia, de los que ponen en pie al Palau, como cuando en el segundo cuarto obtuvo él solo un parcial de 8-3 que ponía al Barça por delante después de una de las remontadas bávaras, además de vestirse de asistente. También Oleson, de menos a más para sacar su artillería pesada cuando más se la necesitaba, con triples que levantaban la grada y hacían bajar cabezas en el bando visitante, con 15 puntos para el de Alaska. Eso sí, el máximo anotador Doellman, en constante progresión, con 16.

El Barça logró una máxima de +6 puntos, repetida en hasta tres ocasiones en los primeros 20 minutos, pero siempre enjuagada por un Bayern que, cuando lideró, lo hizo todavía con menos margen. El panorama solo cambió al inicio del último cuarto con el +9 blaugrana que pronto Djedovic, el mejor del Bayern con 19 puntos, al frente de sus compañeros volvió a enjuagar.

Fue un partido igualado, de punto a punto, y sobre todo intenso en cuanto a defensas agresivas y ataques lentos, buscando siempre algún hueco o un compañero en buena posición de tiro. Pero si primero lideraba el Barça, el Bayern iba arriba tras el descanso. Con Gavel, Djedovic y Savanovic, estos dos últimos bien conocidos en Barcelona, pusieron contra las cuerdas a los catalanes.

Djedovic, exjugador blaugrana, demostró ser un alero de gran calidad ya asentado en esta Euroliga, y Savanovic sigue siendo el '4' letal que se vio en Valencia, capaz de tirar abierto sin dudar y de hacer daño en la pintura. Ahí, bajo los aros, se vio otra bonita batalla con Tomic, Pleiss, Stimac y Bryant. Los blaugrana fueron mejores, pero a Pleiss todavía se le ve demasiado verde, dejando demasiado responsabilidad a un Tomic que gana galones sin cesar.

Antes del partido, en la presentación de los dos equipos, el público del Palau Blaugrana ofreció y brindó un cálido homenaje a Svetislav Pesic, entrenador del Bayern Múnich y extécnico barcelonista. El serbio fue, en 2003, ya con Navarro en el equipo, el primer entrenador que llevó al equipo a ganar la Euroliga, y por su carisma sigue siendo muy querido por la afición como quedó demostrado esta noche.