El Barça deja vivo al Milan

Robinho adelantó a los 'rossoneros' y Messi igualó la contienda, 1-1.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

AC MILAN: Amelia; Abate, Zapata, Mexès, Constant; Montolivo, De Jong, Muntari; Birsa (Poli, min.80), Robinho (Balotelli, min.64) y Kaká (Emanuelson, min.71).

FC BARCELONA: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Busquets, Xavi, Iniesta; Alexis (Cesc, min.74), Messi y Neymar (Pedro, min.81).

GOLES

1-0. Min.9, Robinho.

1-1. Min.23, Messi.

ÁRBITRO: Felix Brych (ALE). Amonestó a Montolivo (min.41), Muntari (min.78) en el AC Milan y a Alexis (min.33), Cesc (min.81) en el FC Barcelona.

ESTADIO: San Siro.

El FC Barcelona ha empatado en San Siro contra el AC Milan (1-1) en la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones en una noche en que dejó vivo al equipo 'rossonero' en la primera parte, donde estuvo más ágil y cómodo, aunque ambos conjuntos adormecieron el juego en la reanudación para firmar un empate que deja abierta la lucha por el liderato.

Con dos partes bien diferenciadas, una en que el Milan dio la cara y el Barça le pasó por encima perdonando el 1-2, y otra en que la cerrada defensa de once hombres de los locales acabó con cualquier intento de que los blaugranas se volcaran a lo loco arriba. Sin duda, un partido lento, aburrido, sin espectáculo, en el que al no haber más en juego tampoco hubo riesgos.

Quizá mereció más el Barça, pero lo cierto es que el Milan pudo también ganar no por juego pero si por una o dos acciones claras desaprovechadas, mientras que Marco Amelia, tercer portero esta temporada para Allegri, pasó con nota el examen ya que apenas tuvo trabajo, pues la segunda parte la pasó casi casi como espectador igual que Víctor Valdés.

Ahora el Barça sigue líder, por lo que este punto no deja de ser bueno, y el Milan sigue en la lucha por el liderato, por lo que sacan ambos algo positivo. No obstante, el Barça suma su segundo partido consecutivo sin ganar, tampoco sin perder, al enlazar este resultado al 0-0 del pasado fin de semana en El Sadar ante CA Osasuna.

El partido empezó parecido al del año pasado, con el Milan atrás y dispuesto a salir a la contra, pero con más atrevimiento como avanzó Allegri en la previa. Así, con un Kaká rejuvenecido y en gran sintonía con su compatriota Robinho, consiguieron ponerse por delante aprovechando un inesperado error de Mascherano y Piqué en el rechace de un balón.

El gol de Robinho, culminando una gran pared con el exmadridista y batiendo a Valdés por el único hueco posible, hizo que el Milan todavía se encerrara más y juntara sus líneas, haciendo presagiar lo peor. No obstante, aprovechando la movilidad del tridente de arriba formado por Alexis, Messi y Neymar, con los dos primeros muy frescos, abrieron el campo y descolocaron a los milanistas.

Las acciones empezaron a llegar y reafirmaron la estrategia de los de 'Tata' Martino, más cómodos al disponer del balón y con la voluntad de no eternizarse en cada acción. Lo lograron, y además el gol no tardó en llegar. Tras los avisos de Messi de falta directa y siguiendo una jugada de tiralíneas, el argentino no volvió a perdonar tras robar el Barça un balón, ser asistido y, pese a darle intriga a la acción y aguantar la acometida de Constant, batió a Amelia con elegancia.

Además, el Barça tuvo opciones para irse arriba al descanso, sobre todo gracias a la aparición de la gran novedad, de un Neymar que primero de disparo lejano cruzado y después de una semivolea dentro del área se quedó a las puertas del gol. También el chileno Alexis tuvo la suya, pero no pudo darle potencia a un disparo de primeras tras un pase que le llegó por la espalda de Xavi, a la perfección diseñado y ejecutado por el de Terrassa.

MARTINO NO ACERTÓ CON LOS CAMBIOS

Por contra, la segunda parte empezó mal para los blaugranas, con una marcha menos y obcecándose en entrar por el centro, en una zona superpoblada. Con ello bajó el protagonismo de Neymar y Alexis, sustituido por Cesc para situar a Messi en la derecha, pero los inventos de Martino no dieron grandes frutos.

De hecho, más cerca estuvo el Milan de romper el equilibrio en el marcador. Inesperadamente, Robinho perdonó un gol clarísima en una acción cómica para sopesar sobre el error. Dejó pasar el balón estando solo y en posición de remate, quizá pensando que estaba cubierto o que venía un compañero a su espalda, también cabe la posibilidad de que no pudiera controlar, pero fuera como fuera dejó ir el 2-1.

Intentaron reaccionar los blaugranas, con una doble ocasión para Iniesta, primero con un disparo flojo forzado desde el centro, y luego Xavi de lejos, pero sin acierto. En el Milan entró Balotelli, la 'bestia' que quería marcar las diferencias contra un Barça ya mermado físicamente, pero poco protagonismo tuvo, a diferencia de un Muntari duro atrás pero presente arriba, en busca del gol que ya consiguió la temporada pasada.