El Banco del Tiempo cumple diez años en Valladolid con casi 600 socios a sus espaldas

El responsable del Banco del Tiempo en Valladolid, Juan María Primo, y la concejal de Servicios Sociales, Rafaela Romero. J.P.

Esta peculiar iniciativa municipal, que permite el cambio de una hora de actividad como masajes, inglés o peluquería por otra, ha realizado casi 8.000 transacciones en este tiempo.

BANCO DEL TIEMPO VALLADOLID

 

Sede: c/ San Sebastián, 2. Centro Cívico La Victoria.

 

Horario: De 10.00 a 13.00 de lunes a viernes y de 17.00 a 20.00 martes y jueves.

 

Whatsapp: 645 247112

 

Teléfono: 983 424201

 

Correo electrónico: info@bancodeltiempodevalladolid.org.es

 

*Se pueden intercambiar servicios como atención personal, cuidado del cuerpo y salud, tareas domésticas, formación...

Se trata del primer banco del mundo que no maneja dinero, asegura. Una entidad bancaria pionera que no busca el lucro o la financiación económica... y que promueve el contacto vecinal y una forma distinta de relacionarse. Sí, se trata del Banco del Tiempo de Valladolid, una iniciativa del Ayuntamiento que acaba de cumplir diez años y que en este periodo ha conseguido acumular casi 600 socios, 594 para ser concretos, y casi 8.000 intercambios entre todos estos protagonistas en este periodo.

 

“Se trata de un modelo de relación distinto entre socios y colectivos”, ha hecho ver este lunes la concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valladolid, de quien depende el Banco del Tiempo, a los medios de comunicación. ¿Pero cómo funciona exactamente este particular invento que acaba de soplar las diez velas en la ciudad?

 

Sencillo, más de lo que parece. Tanto como que una persona abre su ‘cuenta’ y a partir de ahí, a intercambiar horas de servicios con los demás socios. Por ejemplo, alguien se ofrece para, por ejemplo, una hora de planchado de camisas. Un interesado, de quien en este caso se podría deducir que no gusta de agarrar la plancha, se pone en contacto con él y se cierra el acuerdo. El primero obtendrá una hora de tiempo y el segundo su ropa sin una sola arruga. ¿Y qué gana el que plancha? Pues una hora que ahora podrá intercambiar con otro socio para otro servicio como podría ser un masaje. O una hora de charla en inglés. O un arreglo de un enchufe, o de una lavadora. Uno por otro.

 

“Al principio y a lo largo del tiempo lo difícil ha sido que la gente supere la desconfianza que supone que alguien desconocido entre en tu casa para realizar el servicio que sea”, asegura Juan María Primo, el responsable del Banco de Valladolid, quien en todo caso también incide en que jamás ha habido ningún problema, toda vez que se comprueba que los casi 600 socios van de buena fe.

 

Y por cierto hay más cifras que los apuntados. Por ejemplo, hay catorce asociaciones –no solo se intercambian cosas a nivel individual, sino también grupal-, de los 580 inscritos individuales 222 son hombres y 358 mujeres, la mayoría de ellos se sitúan entre los 31 y los 40 años y entre los 51 y los 60 y, por último, de media se producen 75 intercambios al mes, lo que supone una media algo superior a los dos diarios.

 

“¿Cuál es el secreto? Sin duda la solidaridad y la colaboración de la ciudadanía vallisoletana. Y lo mejor de todo esto es que los inscritos son de todas partes. Hay muchos de Rondilla, Delicias o La Victoria, pero están repartidos por todo Valladolid”, prosiguió satisfecho Primo.

 

Los servicios, por supuesto, se han ido ampliando a lo largo de estos diez años. Desde algunos más recientes como el aprendizaje en redes sociales, hasta otros más caseros como clases de música, cocina, costura, reparaciones del hogar o peluquería, pasando por otros como paseos, tomar un buen café o apoyo escolar para los más pequeños de la casa. La lista es amplia, desde luego.

 

“En la actualidad existen más de 300 bancos del tiempo en toda España, aunque el nuestro fue uno de los pioneros”, ha hecho ver el responsable del de Valladolid, quien saca pecho de, al ser de los primeros, haber salido en reportajes de calado internacional en el afamado Wall Street Journal, en la radio nacional de Colombia o de haber protagonizado en el programa ‘El poder de la gente’ en la campaña de Tele 5 ’12 meses 12 causas’. Y esto no se detiene. ¿Se anima a intercambiar su tiempo?