El Banco de Inglaterra bajará tipos en respuesta al 'Brexit' tras un paréntesis de 7 años

La incertidumbre provocada por la victoria del 'Brexit' en el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE del pasado 23 de julio llevará al Banco de Inglaterra (BoE) a retomar este jueves las bajadas de los tipos de interés de la libra, después de un paréntesis de más de siete años en el que la tasa de referencia se ha mantenido estable en el 0,50%, según el consenso de los analistas consultados por Europa Press.

LONDRES, 14 (EUROPA PRESS)



De este modo, los expertos ven probable que el Comité de Política Monetaria del BoE decida hoy acometer una primera bajada 25 puntos básicos del tipo de interés de referencia, que se vería secundada por otro recorte del precio del dinero en agosto o a finales de año; y que vendría acompañada por medidas de estímulo, incluyendo la reactivación del plan de compra de deuda pública de la institución.

En este sentido, los analistas de Bank of America Merrill Lynch apuestan por una reducción de los tipos de interés hasta "algo por encima de cero", que podría dejar la tasa en el 0,10% para el mes que viene, aunque expresan su preferencia por que esta relajación de 40 puntos básicos se lleve a cabo en dos decisiones sucesivas entre este jueves y la siguiente reunión del próximo 4 de agosto.

"Dada la incertidumbre y el probable deterioro de la economía, esperamos que el BoE haga uso de su manual de crisis, ignorando la inflación provocada por la divisa y llevando con rapidez los tipos a cero o casi, reiniciando posteriormente su QE", apuntan desde el banco estadounidense.

A este respecto, BofAML prevé que el banco central británico retome sus compras de deuda en agosto y no descarta que el BoE emule algunas de las medidas extraordinarias aplicadas por el Banco Central Europeo (BCE).

Por su parte, desde Vinson Financials confían en que el BoE realizará una "bajada preventiva" de entre 10 y 15 puntos básicos del tipo de interés de referencia al mismo tiempo que la entidad avanza a los mercados su disposición a llevar a cabo más bajadas en el futuro.

No obstante, el banco escandinavo Nordea apunta que, aunque existen suficientes evidencias que respaldan una bajada de tipos este jueves, "el BoE querrá guardar algo de pólvora para más tarde".

De este modo, los analistas de Nordea ven una mayor probabilidad de bajadas de tipos en la reunión del próximo 4 de agosto, coincidiendo con la presentación del informe sobre inflación de la entidad, mientras que ven probable una expansión de 50.000 millones de libras (59.000 millones de euros) del QE de la institución, que alcanzaría 425.000 millones de libras (501.000 millones de euros) a finales de año.

COMPRA DE DEUDA CORPORATE.

En esta línea, Goldman Sachs ve probable que el BoE anuncie medidas para facilitar el crédito, incluyendo compras de deuda corporativa, mientras que espera una bajada del precio del dinero de 25 puntos básicos en esta reunión o en la de agosto.

A su vez, los analistas de ING apuestan por que el BoE anuncie un recorte de la tasa de referencia de la libra esterlina de 25 puntos básicos, así como nuevas medidas de expansión cuantitativa, aunque ven "más probable" que se concreten en la reunión de agosto y que se vean reforzadas por una nueva bajada de tipos a finales de año.

El BoE mantiene estables los tipos de interés de la libra esterlina en el mínimo histórico del 0,50% desde el 5 de marzo de 2009, fecha en la que la institución también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que ha sido ampliado sucesivamente hasta alcanzar su actual volumen de 375.000 millones de libras (442.500 millones de euros) en julio de 2012.

Desde el triunfo del 'Brexit' en el referéndum del pasado 23 de junio, el instituto emisor británico ha dejado clara su disposición a desplegar las medidas necesarias para mitigar el impacto negativo en los mercados y la economía del resultado del referéndum.

De hecho, el propio gobernador del BoE, Mark Carney, dejaba claro en los días posteriores al referéndum que el deterioro de las perspectivas económicas requiere de una "flexibilización de la política monetaria durante el verano" y aseguró que la entidad está preparada para inyectar en los mercados 250.000 millones de libras (casi 300.000 millones de euros).