El Banco de Alimentos estrena oficina y aumenta un 20% la distribución de comida en Valladolid

En Valladolid, la entidad ha aumentado de 4.000 a 5.000 kilos la distribución de alimentos. La nueva sede asumirá competencias administrativas para dejar la nave del Callejón de la Alcoholera para el trasiego y almacenaje de mercancía.

El Banco de Alimentos de Valladolid, a través de las asociaciones vinculadas a la entidad, ha aumentado su media de atención mensual en 700 personas, desde los 11.000 registrados en marzo hasta los 11.700 personas atendidas a 30 de noviembre de 2013.

 

Zárate ha señalado que el número de asociaciones vinculadas al banco, entre 195 y 200 en la actualidad, no ha aumentado, sin embargo el número de ciudadanos atendidos por las mismas ha experimentado un ascenso de entre el doce y el 15 por ciento.

 

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva; y la concejala de Atención y Participación Ciudadana, Domi Fernández Rodríguez, han visitado este viernes la sede de la Fundación Banco de Alimentos, recién instalada en la calle Panaderos, un local cedido por el Ayuntamiento para acoger las oficinas de esta entidad y albergar otras actividades.

 

En concreto, se trata de una vivienda de 73 metros cuadrados que era ocupada por la antigua portería del Colegio “Cardenal Mendoza”, cuya cesión hasta finales de 2015 se regula a través de un convenio de colaboración entre el Consistorio y la citada entidad. En esta dependencia no se efectuará la recogida o entrega de alimentos, por falta de espacio.

 

Según ha explicado el presidente de la Fundación, José María Zárate González, la Fundación Banco de Alimentos asume el compromiso de los gastos de funcionamiento del local y de la adecuación del mismo, en virtud del acuerdo ya citado.

 

La intensa actividad de esta ONG como consecuencia de la crisis ha desbordado el funcionamiento de su nave del Callejón de la Alcoholera, ahora íntegramente dedicada al trasiego de mercancías, ante las necesidades de las familias que lo solicitan y el aumento de las donaciones de alimentos y productos.

 

En Valladolid, el Banco de Alimentos ha incrementado de 4.000 a 5.000 kilos diarios de alimentos distribuidos. Este aumento del 20% obliga a la entidad a intensificar sus esfuerzos para poder atender la fuerte demanda.

 

 

Por este motivo, los gestores de la entidad solicitaron al Ayuntamiento la cesión de un local donde realizar las tareas administrativas de la Fundación Banco de Alimentos en Valladolid, y tras valorar distintas posibilidades, se optó por este espacio de la calle Panaderos que quedó libre el pasado mes de julio.

 

VISITAS A ENTIDADES BENÉFICAS

 

Además de albergar labores de gestión de su voluntariado, cada vez más creciente, en la nueva sede trabajaran un asistente social y un grupo de voluntarios de la Fundación dedicados a efectuar visitas periódicas a las entidades benéficas a las que distribuyen alimentos, para control y ayuda de las mismas.

 

Por otro lado, el Ayuntamiento y la Fundación Banco de Alimentos están colaborando en los últimos meses en tareas de sensibilización de la cooperación y la solidaridad entre escolares. Plasmadas en la guía municipal de actividades educativas, sólo en lo que va de curso ha llegado ya a una decena de colegios y 550 alumnos.

 

El Banco de Castilla y León lleva repartidos casi 7 millones de kilos de alimentos entre 75.000 personas atendidas en toda la Comunidad Autónoma, gracias a la labor de un equipo estable de cincuenta voluntarios que trabajan de forma permanente, junto a otras 650 personas que ayudan en operaciones especiales, como la operación kilo en grandes superficies y otros acontecimientos en favor de la entidad.

 

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha recordado que el Banco de Alimentos solicitó hace varios meses una nueva sede, "preferiblemente en el centro de la ciudad", para las labores administrativas ya que, "por el aumento de las necesidades y de las donaciones", necesitó del espacio destinado para estas labores en la sede anterior.

  

Este local, poseedor de "muchas novias", según el alcalde, se ha destinado a una organización social con un reconocimiento "indiscutible" y en él se coordinarán los bancos de la Comunidad y la labor de todo el voluntariado, que de forma permanente consta de 50 miembros pero que puede subir a "varios centenares" en momentos puntuales.

  

"No se podía buscar mejor destino. Esperemos que su actividad sea imparable y que a medio plazo sean atendidas menos familias", ha concluido el primer edil.