El Balonmano Valladolid se complica la vida ante el Villa de Aranda

Los vallisoletanos pierden un choque vital que no se resolvió hasta los últimos compases del partido. Los arandinos dan el golpe de puntilla a un rival directo como el Cuatro Rayas que se mete en un buen lío.

32 - Villa de Aranda Top Ribera (15+17): Xavi Díaz, Cabanas (8,2p), Emilio Esteban (3), Diego Camino (1, 1p), Rasero (3), Sladic (7), Valles (3) -siete inicial-; Doldán (5), Markel Beltza, Moyano (2), Miguel Ángel Martínez, Roberto Sánchez.

 

30 - Cuatro Rayas Valladolid (14+16): César Pérez, Gonzalo Porras (6), Fernando Hernández (9,1p), Paco López (4), Alberto Camino, Víctor Megías (4), Bozovic (1) -siete inicial-; Ismael Juárez (4), Corzo (2), Ávila.

 

Árbitros: Carlos Luque Cabrejas e Ignacio Pascual Sánchez (Colegio Catalán), excluyeron dos minutos a Markel Beltza (2), Roberto Martínez, Cabanas y Rasero por el Villa de Aranda y a Corzo, Bozovic y Paco López por el Cuatro Rayas Valladolid.

 

Parciales cada cinco minutos: 3-4, 5-6, 8-9, 11-10, 12-12, 15-14 (descanso); 18-17, 21-19, 23-22, 25-25, 29-28, 32-30 (final del partido).

 

Incidencias: Partido correspondiente a la décimo tercera jornada de la Liga Asobal de balonmano disputado en el pabellón Príncipe de Asturias de Aranda de Duero (Burgos) ante unos 1.500 espectadores. La Peña Bigornia rindió un homenaje al central vallisoletano Alberto Camino por sus 12 años como jugador del Villa de Aranda.



 

El Villa de Aranda Top Ribera sumó hoy una importante victoria frente al Cuatro Rayas Valladolid en un encuentro muy disputado que no se resolvió hasta los últimos minutos y que finalizó con un marcador de 32-30.

 

Ambos conjuntos se jugaban mucho y la tensión se pudo ver desde el primer parcial, con alternativas para los dos y un gran acierto ofensivo que hacía presagiar un marcador abultado.

 

El ritmo frenético que impuso el Villa de Aranda desde el pitido inicial obligó a los vallisoletanos a ponerse a su altura, una situación en la que los hombres de Nacho González no se sintieron del todo incómodos.

 

De hecho, las buenas actuaciones de César Pérez en la portería y de Fernando Hernández en la faceta anotadora contrarrestaron el ímpetu local y mantuvieron el marcador muy igualado.

 

Ni siquiera la triple inferioridad que vivió el Villa de Aranda en los últimos compases del primer tiempo tras las exclusiones de Beltza, Roberto Martínez y Cabanas supusieron una gran diferencia en cuanto al marcador.

 

De hecho, el conjunto local mantuvo la tensión y consiguió irse al descanso con una escueta ventaja (15-14) que le aportó algo de tranquilidad para afrontar la recta final del encuentro.

 

Tras el paso por vestuarios, al Cuatro Rayas pareció pasarle mayor factura el desgaste físico y el Villa de Aranda empezó a coger diferencias poco a poco.

 

Cabanas amplió la diferencia a cuatro goles (23-19) en el minuto 42 tras un contragolpe, lo que obligó a Nacho Gonález a pedir tiempo muerto y recomponer el esquema de su equipo, que reaccionó con un parcial de 0-4 que devolvió la igualada al marcador en apenas tres minutos.

 

A partir de ahí, la igualdad se mantuvo prácticamente inalterable, al menos hasta que apareció Cabanas, que a dos minutos y medio del final aprovechó un contragolpe para poner una ventaja de tres goles para el Villa de Aranda, suficientes para cerrar el partido, sumar dos importantes puntos y condenar a un rival directo como el Cuatro Rayas.