El Balonmano Valladolid se agarra a la permanencia con una victoria en Cangas (24-26)

Los primeros dos puntos a domicilio de la temporada sumados a los dos conseguidos en Huerta del Rey la semana pasada le sitúa al conjunto vallisoletano en una trayectoria ascendente en su lucha por la permanencia.

El Cuatro Rayas Balonmano Valladolid consiguió esta sábado la primera victoria como visitante en la temporada 2013/14. Tras la victoria cosechada la semana pasada en Huerta del Rey contra un rival directo como Bidasoa, el Cuatro Rayas Valladolid refrendó su trayectoria ascendente imponiéndose en la cancha de O Gatañal al Frigoríficos Morrazo de Cangas en un reñido partido.

 

Dos puntos muy importantes, como ya anunciaba Nacho González en la rueda de prensa del viernes previa al partido, puesto sumar a domicilio es de gran ayuda para conseguir el objetivo de la permanencia.

 

Y sin embargo el marcador al descanso no auguraba una tarde plácida para nuestro equipo. A pesar de tener un buen comienzo de partido con un parcial de 1-3, merced al buen hacer de Fernando Hernández desde los 7m, el equipo gallego rápidamente reaccionó de la mano de Alen Muratovic.

 

Nacho González se vio obligado a pedir tiempo muerto para frenar la sangría, y sin embargo tres minutos más tarde Cangas marcaba la máxima diferencia del partido: 5 goles. A partir de ese momento, un intercambio de golpes por ambas partes conducía a un resultado al descanso de 12-8.

 

Un marcador algo engañoso, pues si bien es cierto que se cometieron errores puntuales en ataque y defensa, también hubo una importante componente de la fortuna: en la primera parte cuatro balones acabaron impactando contra la madera. A pesar de ello, otro partido más en que nuestro equipo se veía forzado a remar contracorriente.

 

En la segunda parte los vallisoletanos salieron mucho más enchufados, y tras solo 4 minutos de juego habían acortado las diferencias a un solo gol (13-12), obligando a Víctor García Borrás, técnico de Cangas, a pedir tiempo muerto. El ataque mostraba ser más fluido que en la primera mitad y se cometían menos errores.

 

Además una defensa 6-0 más sólida recuperaba balones, permitiendo goles fáciles al contragolpe que mantenían al equipo en el partido. Con un marcador apretado como tónica general, ambos equipos conseguían diferencias de uno o dos goles que rápidamente eran neutralizadas por el rival, llegándose a los últimos 10 minutos con empate a 20.

 

Fue a partir de ese momento cuando los jugadores más veteranos de la plantilla consiguieron desnivelar la balanza. Marcaron Corzo, Ávila y Juarez, consiguiendo una brecha de 2 goles con tan solo 5 minutos para la conclusión. Un parcial de 2-0 para Cangas servía de antesala a un nuevo 0-3 que rompía el partido con tan solo un minuto por jugar. Un último gol de Cangas cerraba el marcador en 24-26.

 

Mención especial merece la labor del guardameta Yeray Lamariano que en la segunda mitad rozó el 50% de paradas, algunas vitales en el tramo final del encuentro.

 

Tras la conclusión del partido, Nacho destacaba la mayor claridad en ataque en la segunda parte, y sobre todo la buena gestión de las inferioridades en el tramo final, como las claves de la victoria. En palabras de nuestro entrenador, “una bola extra” puesto que la permanencia se juega en casa, pero ganar fuera te da un plus que puede ser trascendental”.

 

En definitiva, una sufrida victoria en tierras gallegas, que permiten afrontar con algo más de optimismo los trascendentales próximos partidos.  Por lo pronto el próximo partido recibimos al BM Aragón, el sábado a las 20h. Un partido para el que esperamos contar con el aliento de nuestra afición y con ese ánimo el Club repartió 500 entradas a los aficionados que vistieron de amarillo contra Bidasoa.