El Balonmano Valladolid anuncia su desaparición y ya es historia

El presidente Óscar Simón, en una anterior comparencia. BORIS GARCÍA

El presidente Óscar Simón confirmó este miércoles en la asamblea extraordinaria que el administrador concursal del club ha solicitado la disolución al juez.

El Balonmano Valladolid, tal y como se conocía, ya es historia. Algo tan temido como sabido, se confirmó este miércoles en la asamblea presidida por el presidente Óscar Simón. El administrador concursal lo tenía claro desde hacía tiempo, y así se lo comunicó al juez, de manera que el club queda disuelto de manera oficial.

 

En un ambiente frío, en la sede vallisoletana de Cajamar, sabiendo la realidad, Simón presentaba el informe ante todos los presentes. La decisión estaba tomada y el club más internacional de la ciudad desaparece tras 23 largos y gloriosos años de existencia.

 

"El descenso de categoría ha terminado por ser definitivo. Podíamos haber sido viables en Asobal, pero así no. Por desgracia, ya no depende de nosotros", explicaba.

 

Y es que la situación económica se había vuelto insostenible. Lejos de conseguirse los más de 63.500 euros que se habían pedido de manera desinteresada a la afición, el descenso deportivo lógicamente no ayudaba a la salvación. Eso, unido a la delicada Ley Concursal y la denuncia de un antiguo miembro del club, hacían insoportable el entramado.

 

Ahora surgen las dudas en torno al recién inscrito Balonmano Atlético Valladolid, llevado por los socios más antiguos de la entidad, en un claro paso adelante por mantener este deporte de élite en la ciudad. Aún así no será fácil, pues la compra de la plaza en División de Honor B no se antoja sencilla y quedan demasiados pasos por dar en poco tiempo. La única realidad, a día de hoy, es que el Balonmano Valladolid ya no existe.