El Baloncesto Valladolid se desinfla en la segunda parte

Los vallisoletanos acusaron el esfuerzo y la falta de banquillo hizo que el Estudiantes se llevara el partido por 80-66. Los de Ricard Casas se apagaron poco a poco y cosechan la segunda derrota en Madrid en el segundo partido de la temporada.

Los nuevos, en particular Quino Colom, le funcionaron (80-66) hoy al Estudiantes en su presentación en Madrid ante un poco conjuntado Valladolid, que no se rindió en ningún momento, pero dio muestras de estar muy poco rodado.
 

El Estudiantes ha rejuvenecido su plantilla y ha perdido a los que fueron sus mejores hombres la temporada pasada, Germán Gabriel, Granger, Kirksay y English. Colom, Banic, Ivanov y Rabaseda son los llamados a sucederles. Hoy cumplieron en el primer compromiso de la temporada en el Palacio de los Deportes.
 

El cuadro castellano aguantó bien la primera parte, pero la segunda, en parte por el cansancio y la falta de banquillo, se le hizo muy cuesta arriba. Haritopoulos fue el mejor en las filas violetas con 11 puntos, 10 rebotes y 19 de valoración.

 

En el Estudiantes, Colom fue el base y la base sobre la que los madrileños cimentaron su primera triunfo de la presente Liga Endesa. Quino sumó 15 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias y 28 de valoración.
 

Con varios errores en ataque, Ivanov no empezó con buen pie su andadura en la que será su casa deportiva a partir de ahora, pero pronto el pívot búlgaro, uno de los principales refuerzos colegiales para esta temporada, encadenó siete puntos consecutivos para poner cuatro arriba a los suyos (10-6).
 

Akeem Wright y Haritopoulos iban a mantener al CB Valladolid en el cuarto inicial para llegar empatados a 20 al primer descanso.
 

Banic tomó el relevo de Ivanov en el ataque madrileño, aunque los colegiales no consiguieron irse en el marcador con sucesivos empates a 26, 32, 36 y 38, ya en el minuto 20.
 

El técnico local, Txus Vidorreta, tuvo que recurrir de nuevo a Colom, el mejor en la primera parte con 14 de valoración, que sustituía a Jaime Fernández, para organizar el juego de los suyos. Enfrente, Vasilopoulos se unió a Wright, doce puntos al descanso, en el ataque castellano y entre ambos impidieron en el segundo cuarto que el Estudiantes se fuera en el marcador.
 

Colom siguió con su particular recital en la vuelta a la cancha. El base y la mejoría en defensa de los colegiales dieron una diferencia de seis puntos al Estudiantes en el minuto 26 (53-47).
 

El Valladolid se mostró entonces escaso de recursos, solo aparecía Porta en sus filas en esa primera crisis. Kuric. Nogueira y Banic aumentaron a un 62-54 la ventaja al final del tercer cuarto.
 

La anticipación en defensa, la mayor velocidad de los locales, la confianza de Nogueira en su primer partido de la temporada y el acierto de Kuric dieron otro estirón, con un 71-59 a seis para el final y un 74-59 a cinco.
 

En las filas violetas se acusó el esfuerzo, los de Ricard Casas se apagaron poco a poco, y Wright y Omari Johnson apenas dieron ya la réplica en el último periodo justo cuando el brasileño Nogueira apareció en el Palacio de los Deportes para poner a su afición en pie y sentenciar la primera victoria de los del Ramiro en el curso recién iniciado.