El Ayuntamiento "solo" exige a la Diputación un tercio del coste real del servicio de Bomberos en el alfoz

Luis Vélez cuantifica en 21 euros el precio de los bomberos por habitante. Piden a la Diputación 700.000 euros al año por su atención a más de 100.000 habitantes de una treintena de municipios del alfoz.

El fuego entre Ayuntamiento de Valladolid y Diputación provincial por el coste del servicio de extinción de incendios no se apaga. Después de casi un año de encuentros y reuniones, las posturas -aunque más cerca- no acaban de confluir. La Diputación ofrece 300.000 euros anuales y el Ayuntamiento de Valladolid considera justo que la institución provincial aporte 700.000 euros para sufragar un servicio que presta los bomberos del Ayuntamiento de Valladolid.

 

Este martes, el Partido Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid presentaba una moción en la que buscaba el apoyo del resto de partidos políticos municipales; aunque finalmente ha acabado retirándola por petición expresa del grupo popular, que ha apelado a que la negociación “sigue abierta”. Ha sido el propio Óscar Puente, alcalde de Valladolid, el que ha retirado la propuesta “si así se allana el camino de la negociación”.

 

A pesar de ello, los grupos han debatido y han coincidido –excepto los populares- en que la Diputación pague un precio “justo” por el servicio que costea el Ayuntamiento. Luis Vélez, concejal de Seguridad Ciudadana, ha ofrecido un rosario de datos. El coste del servicio de extinción de incendios le supone al Ayuntamiento anualmente más de 9 millones de euros. Los bomberos vallisoletanos atienden a 300.000 habitantes de Valladolid y más de 100.000 de una treintena de municipios del alfoz, algunos como San Martín de Valvení, a casi a 30 kilómetros de la capital.

 

Vélez ha explicado que con una simple regla de tres, la treintena de municipios debería costear los más de dos millones de euros que supone el servicio. En la actualidad, la Diputación solo aporta 150.000 euros, por lo que Luis Vélez considera injusto que el coste a un vecino de Valladolid le suponga cerca de 30 euros anuales este servicio y a uno del alfoz “cero”.

 

El Ayuntamiento ha suavizado los términos del acuerdo y exige que la Diputación aumente su cantidad a 700.000 euros, lo que supone un tercio del coste real del servicio, cuantificado en 21 euros por vecino y año. Asimismo, solicitan que el pago de 300.000 euros de Unespa (Asociación Empresarial del Seguro) redunde en el Ayuntamiento que es quien presta el servicio y no a la Diputación como ha venido siendo habitual.

 

El presidente del grupo municipal popular, Antonio Martínez Bermejo, ha explicado en pleno que lo importante es que el servicio a esta treintena de poblaciones del alfoz de Valladolid se siga prestando. De hecho, Martínez Bermejo, ha argumentado que el Ayuntamiento de Valladolid no reducirá el precio del coste (nueve millones de euros al año) aunque deje de prestar este servicio.

 

Puente ha reconocido este extremo, pero también ha preguntado el coste que tendría para la Diputación montar este servicio (efectivos, instalaciones y dotaciones) para atender la treintena de municipios afectados. “Ninguna de las dos cosas es justa, se trata de buscar una posición media, porque no es de recibo que solo paguen los ciudadanos de Valladolid”.

 

Finalmente, se ha acordado que los equipos de Diputación y Ayuntamiento sigan negociado y se ha dejado en el aire la intervención del alcalde, Óscar Puente, y el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, que ha solicitado la portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente.