El Ayuntamiento presenta la reforma del Val con sólo una planta de sótano pero no renuncia al parking

El Ayuntamiento  ha presentado este miércoles en el Consorcio del Mercado del Val el proyecto de remodelación del recinto que finalmente sólo contará con una planta de sótano. Si bien, como ha puntualizado la concejal de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra, se añadirían dos niveles de aparcamiento subterráneo si los informes técnicos lo permiten.

 El proyecto definitivo presentado este miércoles incluye la ejecución de un sótano bajo la traza del edificio actual, con acceso desde la calle Francisco Zarandona, en el que se ubicará una mediana superficie comercial, y también se prevé ubicar las instalaciones comunes del mercado, tales como vestuarios, cuartos de instalaciones y residuos, consignas de almacenamiento y plazas de estacionamiento para vehículos eléctricos.

 

En este sentido, Mercedes Cantalapiedra ha matizado que se "supeditan" otras dos plantas de sótano más que se destinarían a un aparcamiento subterráneo en rotación al resultado de los estudios arqueológicos y geotécnicos que se van a realizar. No obstante, ha recalcado que si se encuentra "la más mínima dificultad técnica" se abandonaría esta idea.

 

Ha reiterado que "si hay posibilidades" se crearán estas dos plantas de sótano pues el Ayuntamiento considera "muy loable" la propuesta solicitada por los industriales del Mercado ya que el proyecto "tiene mucho futuro".

 

En términos generales, según han detallado fuentes del Grupo Municipal de Izquierda Unida, el proyecto prevé modificar las instalaciones de la planta baja con nuevos puestos separados por fachadas y con una entreplanta que aumentará la superficie útil.

 

Los puestos de los comerciantes se estructurarán en 'islas' que comprenden cuatro puestos de venta cada una, y en donde primará la homogeneidad de los puestos, con más superficie que los existentes en la actualidad y más posibilidades de exposición de los productos. En total habrá 48 espacios de venta, incluidos otros que no formaran esas islas y que serán más pequeños.

 

Encima de los puestos que no forman las islas se creará una entreplanta con dos zonas, una destinada a restaurante con acceso directo independiente desde el exterior y con ascensor que la comunica directamente con la planta sótano. Esta planta posee las necesarias instalaciones como cocina y servicios propios.

 

 La otra entreplanta también posee acceso independiente y comunicación con la mediana superficie no tiene por el momento un uso definido pero, se prevé que albergue las dependencias administrativas necesarias para la explotación del mercado.

 

En cuanto a los accesos, se creará uno por la Calle Francisco Zarandona en forma de "calle enterrada" con un sótano de profundidad, una longitud de 93,70 metros y una anchura de 3,60 metros". Para ello se tendrá que desplazar un colector y, según IU, el Consistorio "considera que no es necesario hacer catas arqueológicas" ya que la ejecución del 'colector-bypass' ya se realizó con el consiguiente seguimiento arqueológico, "y por tanto no es necesaria su repetición".

 

En el aspecto exterior, se propone descatalogar los zócalos de ladrillo y las lamas de aluminio para poder suprimirlas y sustituirlos por vidrio para el cerramiento del perímetro que "permitiera una mejor visión de toda la estructura de hierro del edificio también desde el exterior del inmueble". Por lo demás, se respeta la fachada como "elemento de cerramiento y definidor de la forma y volumen del edificio".