El Ayuntamiento dice que el PGOU reconsidera "toda la ordenación" y "apuesta por renovación urbana"

La revisión del PGOU de la ciudad de Valladolid se aprobará previsiblemente en Pleno extraordinario el próximo 25 de febrero.

La concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Valladolid, Cristina Vidal, ha presentado este miércoles el documento para la aprobación inicial de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), del que ha destacado que reconsidera "toda la ordenación", que apuesta por la renovación urbana y se basa también en el concepto de sostenibilidad.

  

La revisión del PGOU de la ciudad de Valladolid, que la edil ha presentado este miércoles a los representantes de los grupos políticos, se aprobará previsiblemente en Pleno extraordinario el próximo 25 de febrero, momento a partir del cual comenzaría el período de exposición pública que se debe extender por al menos tres meses de modo que coincidiría con la campaña electoral de las Municipales.

  

Según la concejal de Urbanismo, la revisión, "va a suponer la reconsideración total de la ordenación general del municipio y su adecuación al actual marco legislativo estatal y autonómico, además de dibujar el proyecto de ciudad que mejora claramente la existente". El nuevo Plan es prudente, pues ha sido redactado sobre y concebido desde la ciudad existente, porque no se puede obviar la realidad de Valladolid ni programar o idear planes utópicos que nada tengan que ver con nuestra situación.

  

En un comunicado recogido por Europa Press, fuentes municipales han calificado el Plan de "prudente" ya que "ha sido redactado sobre y concebido desde la ciudad existente", porque entienden que "no se puede obviar la realidad de Valladolid ni programar o idear planes utópicos que nada tengan que ver con nuestra situación".

  

Así, señalan que se tienen en cuenta las situaciones heredadas del Plan del año 1997 y de la cultura urbanística local. A la vez, se trata de un Plan basado en la sostenibilidad, concepto este ciertamente amplio, pero de vital importancia para la consecución de una buena ordenación.

  

 

Este nuevo Plan "facilitará la actividad urbanística responsable y creativa con un nuevo modelo urbano, que sustituye al urbanismo expansivo propio de otras épocas y de otra coyuntura económica por el urbanismo de la transformación, al guiarse en todo momento por la defensa del interés público, y buscando una acción pública urbanística que sirva con equidad a todos los ciudadanos".

  

Cabe recordar que el trabajo para llevar a cabo la revisión se inició en el año 2011, para renovar el aún vigente, que data de 2003, y en el que se anularon judicialmente varios artículos y mapas que fueron modificados irregularmente en el documento del PGOU que publicó el Boletín Oficial de la Provincia con respecto al que se había aprobado unas semanas meses antes en el Pleno municipal.

  

Por dichas irregularidades se encuentran imputados por prevaricación el exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento, José Antonio García de Coca, así como varios funcionarios municipales y constructores.

 

USO RACIONAL DE RECURSOS Y FLEXIBILIZACIÓN

  

El cambio de modelo urbano, según las mismas fuentes, se establece conforme al principio de desarrollo sostenible y el uso racional de nuestros recursos. Así, se fijan claramente objetivos de vital importancia para Valladolid tales como la actualización y la clarificación de la normativa y la flexibilización y la adecuación de los usos al nuevo contexto global. Con ello se dará un impulso regenerador para  la articulación del conjunto de las futuras políticas municipales.

  

Todo ello significa que la revisión del PGOU "fomentará un mayor dinamismo local, la puesta en valor de sus recursos potenciales, beneficiará la consolidación de la actividad económica mediante estrategias de mejora urbana que incrementarán la calidad de vida existente generando atractivo para personas, familias y empresarios".

 

El equipo de Gobierno cree reseñable el sistema de movilidad propuesto a través de las denominadas 'Puertas de la Ciudad', el doble anillo verde, y la desclasificación de más de 2.100 hectáreas de suelo urbanizable, ya que "la apuesta clara y decidida de este plan es la regeneración y la renovación urbana frente a las nuevas promociones de viviendas".

  

El documento comprende estudios novedosos y "de enorme utilidad", como el relativo a todos los barrios de la ciudad con la finalidad de orientar de una manera más programada y rigurosa las acciones de renovación, rehabilitación y regeneración urbana; el catálogo de árboles,  arboledas y otros elementos singulares; el inventario de equipamientos, que concluye que Valladolid es una ciudad muy bien equipada; y el estudio parcela a parcela, edificio a edificio de la ciudad, cuya base de datos podrá ser utilizada para otras cuestiones o estadísticas.

  

En correspondencia con estos documentos, se ha realizado un "intenso trabajo de estudio y ordenación de los suelos urbanos" en una clara apuesta por la rehabilitación y reutilización de los espacios interiores de la ciudad. Por todo ello, lo consideran "un Plan perteneciente a un urbanismo más preocupado del suelo urbano que del suelo urbanizable".

 

ESPACIO DE CENTRALIDAD Y DOBLE ANILLO VERDE

  

En relación al Plan Especial para el Casco Histórico, realiza un reconocimiento realista de la situación actual, donde las medidas de protección "deben de ser compatibles con la exigencia de flexibilidad en las actividades de un espacio de centralidad, consiguiendo su mejor imbricación técnica y jurídica con el resto del Plan General". También resulta relevante el 'doble anillo verde' como estrategia de ordenación para los espacios libres fundada en un doble sistema de parques.

  

Ésto surge a partir de una valoración ecológica del conjunto de los espacios del municipio, se realiza un esfuerzo de complementariedad entre los espacios naturales y agrarios más relevantes. El anillo interior crea un verdadero sistema de parques.

  

Por último, destacan la relevancia de la planificación espacial en la economía de la ciudad: flexibilización de los usos, habilitación de suelo para actividades económicas y sostenibilidad económica de la transformación urbana.

  

"La complejidad técnica de un documento como este y la gran diversidad de situaciones que ha de ordenar la ciudad van a exigir necesariamente correcciones y ajustes, pero ello no ha de extrapolarse; se trata de una revisión con criterios  políticos claros que impulsa un urbanismo más sostenible, y que supone un cimiento útil para levantar el plan definitivo", ha concluido la concejala.

Noticias relacionadas