Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Ayuntamiento designa a un técnico para las gestiones jurídicas del CB Valladolid

El Pabellón Pisuerga. FMD

El alcalde Óscar Puente y el concejal de Deportes, Alberto Bustos, se reúnen en la tarde de este lunes con otros miembros del Consistorio para nombrar a quien lleve los trámites necesarios.

Parece muerto, tanto a noticias de nivel deportivo como institucional, pero no lo está. No aún al menos. El Club Baloncesto Valladolid continúa dando lo que parecen sus últimos coletazos de vida, y en ello tiene bastante que ver el Ayuntamiento. Desde la Junta de Accionistas del pasado 25 de agosto, en la que el dimitido Sunil Bhardwaj se presentó como único participante, se ha hecho un silencio total y poco o nada se ha vuelto a saber del futuro del que ya es un muerto viviente.

 

Y es aquí donde el Consitorio tiene que mover ficha, toda vez que los trabajadores del Club, cuatro según explicó Bhardwaj aquel día de la Junta, siguen en una circunstancia de incertidumbre, por no hablar de todos aquellos a los que se adeuda dinero –que son muchos-. En la tarde de este lunes se designará casi con total seguridad a un técnico municipal que sea quien lleve las gestiones del Ayuntamiento al respecto.

 

“Ya no se trata de un tema deportivo, sino judicial y de abogados”, asegura el concejal de Deportes, Alberto Bustos, a Tribuna de Valladolid. Precisamente él junto al alcalde Óscar Puente y otros miembros relacionados con el Club se sentarán a partir de las 17.00 horas para ver quién es la persona más adecuada para llevar la situación.

 

¿Y quién podría ser? Por ahora está bastante en el aire, no hay nombres más claros que otros. Por eso esta tarde se pondrán todos los posibles sobre la mesa y se decidirá allí mismo.

 

Cabe recordar que a día de hoy el Ayuntamiento, tras la dimisión de Sunil Bhardwaj y de Felipe Martín del Consejo de Administración, es de los pocos responsables que quedan en torno a la parcela del Club. Tanto Puente como Bustos prefieren evitar pasos en falso, jurídicamente hablando, para que el Consistorio no salga más perjudicado económicamente, toda vez que se tiene bastante clara que la desaparición del histórico CB Valladolid es ya casi una realidad.