El Ayuntamiento defiende el emplazamiento de la Feria del Libro, visitada por 21.000 personas

Uno de los visitantes de la feria ojea un libro frenta a uno de los puestos. A.MINGUEZA

El alcalde de Valladolid ha hecho un balance satisfactorio de la Feria del Libro, clausurada este domingo. Estudian ampliar el horario para la próxima edición y aseguran que los visitantes se incrementaron un 10%.

Más de 21.000 personas han visitado la Feria del Libro de Valladolid durante los diez días que ha durado el evento, celebrado en la Cúpula del Milenio, lo que supone un incremento aproximado del diez por ciento con respecto al 2014. Así lo ha manifestado el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, quien ha vuelto a defender el emplazamiento actual de la feria, debido a las inclemencias meteorológicas.

 

El regidor vallisoletano se ha referido a la cúpula del Milenio y el resto de espacios que dan vida  la feria como un emplazamiento “versátil, amable y cómodo”. Horas después de que el certamen llegara a su fin, León de la Riva ha sacado pecho y ha ofrecido algunos datos arrojados de una encuesta.

 

El programa cultural paralelo ha gustado entre los expositores participantes que lo han puntuado con un 8,2 sobre 10 puntos. La mayoría de los participantes (un 57%) aseguran haber vendido más que en otras ediciones. Asimismo, el equipo de Gobierno estudiará ampliar el horario en próximas ediciones, según la sugerencia de los diferentes participantes. Una opción es la apertura matinal de los días laborables.

Javier León de la Riva también ha querido destacar que un cien por cien de las empresas e instituciones han coincidió en señalar que la Feria ayuda a la promoción de su actividad y de sus productos. De hecho, el alcalde ha dicho que, con el programa de bonificaciones, participar en la Feria no es caro y ha explicado que, por ejemplo, a un librero de Valladolid la Feria le ha costado 80 euros, mientras que los editores han pagado 100 euros.

 

El regidor ha recordado que en esta ocasión se han invertido cerca de 200.000 euros. 

 

Los más pequeños disfrutaron con diversos talleres ubicados en la cúpula del milenio.