El Ayuntamiento decide este miércoles sobre la licencia de derribo del San Juan de la Cruz

Los vecinos de la Rondilla piden que no se derribe el San Juan de la Cruz. ELENA TEJEDOR

El concejal de Urbanismo en Valladolid asegura que confía en que la ministra Fátima Báñez mantenga su palabra y puedan mantener una reunión sobre el futuro del Colegio.

La bola de nieve sigue rodando, no para de hacerlo desde hace meses. Sabiendo que la Seguridad Social, actual propietaria del terreno y del inmueble del Colegio San Juan de la Cruz situado en la Rondilla, quiere derribarlo mientras que Ayuntamiento y vecinos piden que se utilice como espacio público, este miércoles habrá una vuelta de tuerca. ¿Por qué? Pues porque el Consistorio se verá obligado a otorgar la licencia de demolición a pesar de que el actual equipo de Gobierno no quiera hacerlo.

 

“Lo debatiremos en la Junta de Gobierno”, aseguró este martes el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, en referencia a la habitual reunión semanal en la que se debaten la concesión de estas licencias. Y es que para Saravia la salvación del San Juan de la Cruz la posible salvación pasaría por una reunión con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, quien se comprometió a este encuentro con el Ayuntamiento para sopesar posibilidades hace ya unas semanas.

 

“Sigo insistiendo en que cuando una ministra dice que va a intentar llegar a un acuerdo su palabra tiene que valer, aunque esté en funciones. Hay que intentar llegar a un acuerdo, qué menos que una reunión pública”, siguió el edil del área de Urbanismo, antes de preguntarse una vez “por qué tiene que ser ahí y no en una parcela en las inmediaciones”.

 

Esa es precisamente la postura del Ayuntamiento, tratar de buscar otra parcela cercana a la del San Juan de la Cruz para intercambiarla y que la Seguridad Social pueda construir la nueva sede de Tesorería allí. Pero no es fácil ya que por una “rara” razón esta se cierra en banda a hablar con los representantes del Consistorio, de ahí la petición de encuentro. El problema es que la solicitud de derribo, con todos los trámites debidos, ya se ha solicitado y en principio debería aprobarse este miércoles.

 

“Es un edificio que tiene una declaración de ruina económica, insisto en lo de económica, y se puede solicitar esa licencia”, asegura Saravia, en referencia a que no es lo mismo una ruina económica que estructural, lo cual implicaría que el edificio podría ser potencialmente peligroso.

 

“Lo normal sería pedir esta licencia de demolición con un proyecto de obra nueva, pero en este caso han instado a la declaración de ruina para no hacerlo, algo que es rarísimo. ¿Por qué quieren hacer eso? ¿Por qué tienen tanta prisa? A mí me parece raro, aunque espero que la ministra mantenga su palabra”, concluyó Saravia.

Noticias relacionadas