El Ayuntamiento de Valladolid y Dulciora activan al máximo la posibilidad de venta de la planta

Imagen de un instante de la reunión

El alcalde, Óscar Puente, y la portavoz del Comité de Empresa, Belén Bueno, se reunieron en la mañana de este jueves para acercar posturas.

Dulciora ve un poco más de luz, aunque todavía tiene un largo y duro camino por delante. En la mañana de este jueves se han reunido el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la portavoz del Comité de Empresa, Belén Bueno. En ese intercambio de palabras, han “compartido información de hipotéticos compradores y “trazado algunos objetivos comunes”.

 

Puente aseguró que ahora se trata de activar al máximo la posibilidad de venta de la planta en este mes para que cuando se empiece a negociar el plan social existan ya alternativas claras para mantener la actividad y el empleo”. Pero no quiso entrar en detalles sobre los posibles compradores, ya que considera que “de la discreción va a depender, en buena medida, el éxito final”.

 

Aunque sí que dio pistas sobre de dónde proceden: “Del mismo sector o alguno especializado en la reindustrialización, en la compra de empresas que están abocadas al cierre”. Además, reconoció que “ha habido contactos y reuniones con Mondelez”.

 

“Queremos, como ciudad, mantener la actividad y el empleo. Soy bastante optimista porque hay tiempo suficiente, si la actitud de la propietaria de la fábrica es favorable a la venta”, explicó Puente. Y parece que va a ser así, ya que en esta reunión, pendiente desde abril, se ha dado a conocer otro paso más. “Queríamos que Mondelez estuviera abierta a una venta a alguien del sector. Nos interesa que esté encima de la mesa”, señaló Bueno.

 

La portavoz reconoció que ya tienen “la posición de Mondelez clara, dispuestos a hablar de una venta”, pero ahora necesitan “encontrar un comprador”. “Nos hemos sentido apoyados por todo el mundo. Castilla y León necesita trabajo y un futuro. Necesitamos tener una base productiva fuerte para esta ciudad”, aseguró.

 

DIFERENCIAS CON LAUKI

 

La situación de Dulciora y Lauki es bien diferente. Así lo explicó Óscar Puente en la misma comparecencia, en la que afirmó que los principales problemas son “el tiempo y la actitud”. Esta dijo que era "muy hostil hacia la venta”.

 

“El pacto social pasa por una solución antes del 30 de septiembre. Cuando la condición que se pone es que no sea del mismo sector de la actividad, lo que se hace es poner una dificultad muy importante para la salida”, explicó. Pero el primer edil recalcó que “tampoco se pierde la esperanza”.

Noticias relacionadas