El Ayuntamiento de Valladolid quiere solucionar el hacinamiento de 33 familias gitanas en la calle La Flor

Tres Concejalías se coordinarán para buscarle soluciones al enclave de la calle La Flor. La Asociación de Vecinos Los Almendros han pedido la ampliación del Consultorio médico.

Las Concejalías de Servicios Sociales, Urbanismo y Medio Ambiente mantuvieron este viernes una primera toma de contacto con miembros de la Asociación de Vecinos Los Almendros, del barrio de Las Flores, para diseñar acciones conjuntas que ayuden a resolver la situación de la calle La Flor, en la que actualmente residen 33 familias de etnia gitana, en total, 119 personas, según los datos de Servicios Sociales.

 

La reivindicación vecinal de acometer soluciones al hacinamiento que ha venido incrementándose en esa vía se remonta a muchos años, petición a la que se suma la de la ampliación del actual Consultorio médico que data del año 2011, y da servicio a 1.500 personas.

 

A este respecto, la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, “ha recordado que el Ayuntamiento tiene competencias en materia de salud pública y al existir un edificio municipal contiguo al actual consultorio, desde el Área se va a estudiar unirlos para que tenga mejores condiciones”. De hecho, señaló, se va a encargar un proyecto para estudiar los costes y en su caso, presupuestarlo con cargo a las inversiones financieramente sostenibles o al presupuesto corriente.

 

Por su parte, la edil de Servicios Sociales, Rafaela Romero, reconoció que hay un problema de infravivienda en esta calle, como en otros puntos de la ciudad, y que se va a estudiar la problemática para solucionarla. Romero señaló que “se están concentrando aquí muchas familias que quieren salir de ahí y tener una vida normalizada, por lo que desde el Consistorio se van a buscar las soluciones”.

 

Al depender de varias Concejalías, desde cada una de ellas se aportarán ideas durante un proceso conjunto, “aunque no existen soluciones sencillas a corto plazo”, prosiguió la concejala, “hay que favorecer que la zona y las familias lleven una vida normal”.

 

Finalmente, el presidente de la asociación vecinal, Ángel Centeno, indicó que durante la reunión se habló de paliar los problemas de las familias de etnia gitana instaladas en esta calle. “Es un tema delicado”, señaló Centeno,  “pero hoy, con la voluntad del Ayuntamiento y de las propias familias, se puede ir avanzando poco a poco en solucionarlo”.

 

Respecto a la cuestión de los pisos de alquiler, dijo el presidente de la Asociación, de entre estas familias, hay vecinos que no quieren una vivienda propia, pero sí estarían dispuestos a salir de ese ámbito, afrontando el coste de una renta módica, según sus posibilidades.